22 mayo 2010

¿Todo vale?, ¿también acusarán a Zapatero de matar a Jesucristo?

Escuchando o leyendo a los dirigentes del PP, especialmente a su portavoz para asuntos económicos, Cristóbal Montoro, es evidente que ese partido no aporta nada de interés al debate sobre la recesión y cómo superarla y, sorprendentemente, su mensaje se reduce a un silogismo: Todo es culpa de Rodríguez Zapatero, luego hay que convocar elecciones y votarnos a nosotros...
¿Acusarán a Zapatero de matar a Jesucristo, de la ofensiva talibán en Afganistán, del caos griego?...
A estas alturas, casi todo es posible, prueba de ello es que hay dirigentes del PP que han llegado a decir que la trama de la Gürtel es un invento de los investigadores y que en la Justicia hay "hienas bolcheviques".
Para colmo, el PP ni siquiera ha precisado qué hará, si gobierna, para paliar la crisis o salir de ella. Salvo los ignorantes y los dirigentes del PP --que no son ignorantes, sino otra cosa--, todo el mundo sabe que la recesión no se originó en España ni es sólo española.
Es más, la crisis no fue desencadenada por ningún gobierno, ¡mucho menos por el español!
La crisis es fruto --resumiendo-- de la combinación de desregulación financiera --esto sí es responsabilidad de los gobiernos, ¡de todos!-- y de la codicia desmedida de quienes tienen poder financiero (amén de fortuna), a lo que se sumó el nefasto papel jugado por numerosos bancos.
Sin duda, en el caso español se suman factores singulares --al igual que en otros países--, destacando la burbuja inmobiliaria, la cual, por cierto, empezó a crecer hace ya 10/12 años.
Al Gobierno actual cabe imputarle errores, algunos graves (tardanza en reaccionar, permisividad, dudas, etcétera), amén de que los recortes del gasto ahora aprobados para reducir el déficit son insuficientes, manifestamente discriminatorios y políticamente cobardes, pues ha renunciado --entre otras cosas-- a una reforma fiscal en profundidad y a combatir como debería el fraude fiscal, lo que proporcionaría en torno a 50 veces más fondos que recortar los salarios a los empleados públicos y congelar las pensiones.
..
El PP discrepa con Bruselas y con el FMI
Pero volviendo al PP, además de que no aporta nada de interés, ahora resulta que es el único partido del Viejo Continente de centro o de derecha que discrepa con la Comisión Europea y con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que han calificado de acertadas las medidas del Gobierno español, que son similares a las que están adoptando el resto de los gobiernos comunitarios.
La actitud del PP es, cuando menos, absurda e incomprensible.
El PP --con la colaboración de numerosos medios-- está abonando la ignorancia, la confusión y practica el populismo más empobrecedor. Con toda seguridad, si gobernaran los Rajoy y los Montoro el tijeretazo social sería más profundo y, por descontado, jamás encarecerían los impuestos al patrimonio, a las sicav y a las rentas de capital, que es precisamente lo que debe hacer el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero si es realmente socialdemócrata.   
En todo caso, el asunto es complejo y nada aclaran las simplezas de la dirección del PP, que sigue encastillada en el cuanto peor, mejor, demostrando que sólo está interesada en acceder al poder y que con ese fin todo vale, también enlodar el debate y falsear la realidad.

3 comentarios:

  1. Cada vez que oigo hablar a Gonzalez Pons me imagino un camión tirando cuesta abajo y sin frenos.. también tengo otro símil médico pero mejor me lo reservo..

    Feliz sábado soleado en Galicia (por fin!!)

    ResponderEliminar
  2. Le cito, Félix:
    "los recortes del gasto ahora aprobados para reducir el déficit son insuficientes, manifestamente discriminatorios y políticamente cobardes, pues ha renunciado --entre otras cosas-- a una reforma fiscal en profundidad y a combatir como debería el fraude fiscal, lo que proporcionaría en torno a 50 veces más fondos que recortar los salarios a los empleados públicos y congelar las pensiones".
    Estas iniciativas -esto ya lo digo yo-, que debieron tomarse ya en los tiempos de Felipe González -también supuesto socialista, o sea, supuesto político de izquierdas- son las que casi nadie reclama desde los grandes medios. Al PP ni se le ocurre mencionar el tema, por supuesto, pero es que, además, cuando los periodistas preguntan a la ministra Salgado, o a la vicepresidenta 1ª en las ruedas de prensa la pregunta del millón no surge nunca.
    ¿Acaso temen que exigir el cumplimiento de sus deberes fiscales a ciertos ciudadanos, por medio de inspecciones -de corte policial, incluso-, pueda aumentar el paro real, porque reduciría el empleo sumergido? Tal vez sea eso. Pero han tenido años para ir dando pasos y no han dado ninguno en esta dirección.
    Con los profesionales liberales, sin embargo -piénsese en el ejemplo paradigmático de los dentistas, por citar sólo uno-, estoy convencido que el efecto de destrucción de empleo sería nulo y sólo se estaría exigiendo que se cumpla una ley que ya existe, sin necesidad de recurrir a decretos insolidarios y cobardes, que le cargan el mochuelo a los de siempre.

    ResponderEliminar
  3. AL ANÓNIMO,
    Por lo que expone, estamos de acuerdo. Saludos.
    A YASSIN,
    Cuando recuerdo que los medios presentaron a Glez. Pons y a De Cospeal como miembros del ala "racional" de la derecha me da la "risa"...

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.