03 diciembre 2012

Dato oficial: Uno de cada cuatro ciudadanos de la UE es pobre

El informe de la Unión Europea constata que la tasa de pobreza española sólo
la superan Grecia y cinco de los nuevos países socios del extinto bloque soviético
.. 
La Oficina de Estadística de la Unión Europea, Eurostat, ha hecho público su estudio anual sobre los grados de pobreza y exclusión social que se registran en los países socios, elaborado en base a los datos oficiales suministrados por los gobiernos de los Veintisiete.
[Atendiendo a las cifras correspondientes a España, es evidente que hay países donde los espejos son de dudosa fiabilidad, o bien disponen de herramientas inadecuadas para pulsar la realidad socio-económica].
Conclusión global: Uno de cada cuatro ciudadanos comunitarios es pobre. Son los datos más vergonzosos de la reciente historia del Viejo Continente.
Los datos confirman que España es el país del Occidente europeo con más alto grado de pobreza y en el conjunto de la Unión Europea (UE), sólo es superada por Grecia y cinco países del Este europeo, donde 22 años después del derrumbe del Comecón (área económica soviética) todavía no han sido superadas deficiencias heredadas de la economía centralizada.
Pero España, donde no han trascurrido 22 sino 37 años desde el fin del régimen franquista, tampoco ha logrado todavía occidentalizar de forma suficiente ni adecuada sus sistemas productivos, ni sus estructuras financieras, ni siquiera su legislación económica.
Pruebas de que el franquismo no se ha superado tampoco en lo económico es, por poner sólo dos ejemplos, que sigue vigente la ley hipotecaria de 1909, y que los servicios de inspección laboral son poco más que una broma en comparación con los del resto de países de Europa occidental.
El estudio publicado (resumido en el cuadro adjunto) contempla tres escenarios:
a) Los hogares que disponen de ingresos por debajo del 60 % de la media del país;
b) Los hogares que acusan dificultades materiales severas; es decir, los que no pueden abonar todas las facturas correspondientes a los gastos básicos de la vivienda: agua potable, recogida de basuras, energía (cocinar, alumbrado y calefacción), mantenimiento (incluidas las reparaciones y la reposición de los muebles y útiles básicos), productos de limpieza/aseo, y pago del alquiler (o hipoteca); y
c) Los hogares en los que durante 2011 [año al que se refiere el informe; durante el,actual, según datos provisionales, la situación ha empeorado] sus miembros sólo rentabilizan un máximo del 20 % de su fuerza laboral (por ejemplo, que sólo trabaje 1 de los 5 miembros de una familia o unidad de convivencia mayores de 16 años, o sólo uno de dos trabaje 16 horas a la semana o menos).
[Estos tres parámetros descritos (a, b y c) figuran señalados en el cuadro que ilustra este texto]
A la hora de extraer conclusiones racionales de los datos que figuran en el cuadro difundido por Eurostat es obligado tener en cuenta lo siguiente: los grados de pobreza o necesidad que reflejan las cifras no son comparables entre si, pues, por ejemplo, el 60 % de los ingresos medios de los hogares españoles es inferior a la misma referencia de Francia, donde los pobres españoles no serían pobres, sino miserables. Algo similar ocurriría si una familia pobre rumana tuviera que sobrevivir en España con los mismos ingresos que tiene en su país.
Los registros de 2011 han empeorado durante este año, especialmente en Chipre, Eslovenia, España y Grecia.
RELACIONADO: "El lugar que nos corresponde", en LA MIRADA DEL MENDIGO.
Capturado en http://epp.eurostat.ec.europa.eu/cache/ITY_PUBLIC/3-03122012-AP/FR/3-03122012-AP-FR.PDF,
Pulsar sobre la ilustración para hacer más cómoda su lectura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.