16 junio 2007

La mala prensa de los periodistas

Daniel Basteiro ha colgado en su bitácora, Porsilasmoscas, un texto titulado "Todos contra los periodistas".
Basteiro, con buen criterio, se limita a dejar constancia de un interrogante: ¿Por qué los periodistas reciben tantos varapalos? Y aunque Basteiro, con buen criterio --insisto--, evita generalizar, hay lectores que acaban haciéndolo.
Un absurdo latiguillo dice que todos los políticos son iguales: corruptos o aprovechados.
Tampoco todos los periodistas son iguales.
Los periodistas --al igual que los políticos, los albañiles, los docentes, los bancarios, los mecánicos, los…-- son hijos de la sociedad en la que viven y, en mayor o menor medida, reflejo de ella.
Hay ejemplos pintiparados de políticos indignos que han progresado gracias al apoyo social; es decir, gracias a la generalización, la simplificación, la ignorancia, la comodidad, ¡la desinformación!...   
Ahí va un ejemplo: El político apellidado Zaplana --que da lecciones verbales de ética y exige que en los ayuntamientos gobierne el partido más votado-- es hoy un triunfador porque ayer, hace años, un concejal del PSOE de Benidorm (Alicante) rompió con su partido y votó a favor de Zaplana para que éste fuera alcalde. Así empezó la carrera político-estética de Zaplana. Y luego el popular alicantino ha seguido escalando posiciones con el apoyo de un sector de la pura, casta y siempre inocente ciudadanía que siempre tiene razón...
Pues bien, en los medios de comunicación ocurren cosas similares.
Hay periodistas que han alcanzado prestigio y altas cotas de poder informativo apoyándose en tipos como ese concejal tránsfuga de Benidorm, o gracias a resortes y amistades institucionales, o al amparo de recomendaciones, o a la sombra de un/a cónyuge con Poder o que cobra del Poder, o con alguno de esos favores de ida y vuelta que bien administrados proporcionan mancha para escribir opinión.
El oficio de informar --la profesión es algo más simple-- se cotiza a la baja porque ser ciudadano con criterio está penalizado, incluso mal visto. ¿Y si el ciudadano con criterio es periodista?: ¡Una sonrisa y a los leones!
Es lógico que en esta sociedad --justamente esta-- el periodismo sea un oficio desprestigiado.
TEXTO de ImP relacionado con el asunto: "El futuro de la prensa y el oficio de periodista".

2 comentarios:

  1. tienes más razón que un santo, aunque, como bien dices, no todos somos iguales! good night, and good luck!

    ResponderEliminar
  2. Cierto, no todos somos iguales, pero quienes lo son hacen más ruido y perjudican más. Es como lo de las ovejas negras, inevitable. Saludos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.