21 enero 2008

¿Es cierto, como dice el PP, que la desaceleración es culpa del gobierno?

Varios dirigentes del PP insisten estos días en acusar al actual gobierno de ser el responsable de la actual desaceleración económica.
Sin olvidar que un post de bitácora es espacio insuficiente para analizar ese tipo de alegatos, pues el asunto requiere espacio y datos, valgan las siguientes preguntas y respuestas a modo de resumen para refutar una acusación, absurda y electoralista.
1. ¿Hay desaceleración o recesión económica?
De momento, los síntomas son los propios de una desaceleración; pero todo indica que la recesión será cierta y de notable gravedad al paso de un año, muy probablemente antes.
2. ¿Cuál es el origen de la desaceleración?
En esta ocasión --pues este tipo de episodios son cíclicos en el sistema--, el desencadenante ha sido el problema que arrastra la banca de EE UU desde hace ya dos años, aproximadamente, a consecuencia del derrumbe de los préstamos basura (los subprime, créditos al consumo e hipotecas de alto riesgo) concedidos por bancos estadounidenses que luego vendieron sus compromisos y deudas en los mercados internacionales. A fecha de hoy, ni siquiera se sabe a ciencia cierta el alcance de los daños causados por esas operaciones. Los gobiernos y los bancos centrales ocultan parcial o totalmente los datos.
3. ¿Es una situación específicamente española?
Para nada.
4. ¿Tiene alguna responsabilidad la política del Gobierno que preside Rodríguez Zapatero?
Ninguna concreta, salvo no haber corregido desafueros heredados de gobiernos precedentes y no haber acometido un reto pendiente de España desde 1975: mejorar la economía productiva y el I+D. Cuestión aparte será al paso de unos meses, un año a los sumo, valorar si han sido o no adecuadas las medidas que pueda adoptar el Ejecutivo para paliar la desaceleración y la más que previsible recesión.
5. ¿Habría ocurrido lo mismo si gobernara el PP?
Sin ninguna duda. Ningún país de Occidente por sí solo puede esquivar los efectos del actual desajuste, pero sí paliarlos.
6. ¿Sirve de algo el recién aprobado plan Bush?
El valor esencial de las medidas adoptadas por Washington radica en que suponen el reconocimiento oficial de lo que negaba hace apenas un mes. Además, el gabinete Bush ha generado cierta alarma en los mercados --cosa nunca recomendable--, y sus medidas son de alcance exclusivamente interno.
7. ¿Es cierto que España se verá singularmente afectada por este episodio internacional?
Sí, porque el modelo de crecimiento español --que fue especialmente potenciado por los gobiernos que presidió Aznar López con desregulaciones y la privatizacion de activos públicos-- es básicamente cuantitativo o de acumulación, con el volátil ladrillo como protagonista; sin que se haya fomentado adecuadamente la competitividad ni la inversión en economía productiva. A todo ello se suma el alza de los precios del petróleo, elemento este que es ajeno a las decisiones que adopte un gobierno. 
Uno de los agravantes del actual embrollo es la invasión de Irak, que fue apoyada por el gabinete de Aznar López sirviendo a intereses económicos y geopolíticos de las multinacionales petroleras y de Washington; invasión y guerra que han perjudicado gravemente a la Unión Europea, pues el alza del precio del crudo agrava los desajustes.
En definitiva, las declaraciones de los dirigentes del PP imputando al actual gobierno la responsabilidad de lo que ocurre en los mercados financieros de todo el mundo --e inevitablemente en la economía española-- constituyen una sandez que, en todo caso, sólo es comprensible si se valora en su justa medida: Palabrería electoralista.
Otra cosa sería analizar el trasfondo político del sistema económico y señalar sus perversiones, pero no es esta la intención del PP --ni mucho menos.
ENLACES de interés:  
"El tsunami de las subprime llega a la Unión Europea", por Elmar Altvater; 
"Castillos de naipes en EE UU", por Joseph Stiglitz; y 
"La gravedad de la crisis financiera", por Paul Krugman.

4 comentarios:

  1. Hola queria felicitarlos por el blog y decirles que esta muy bueno, tambien les queria contar que tengo una pagina web www.catigre.es.tl espero les guste.

    ResponderEliminar
  2. La debacle de las hipotecas subprime son parte del problema más no son todo el problema. Por empezar, como cualquier memorioso recordará, las crisis bursátiles se suceden periódicamente, quizás no cada tantos años, pero siempre a una curva ascendente le sigue una curva descendente o crisis. Pero sea esta crisis originada por el mercado de valores, los punto.com o las subprime ya existen métodos ensayados para solucionarlas o aprovecharlas de manera más o menos efectiva.

    El problema de fondo es la razón que existe en la periodicidad de estas crisis. Suponerlas originadas por errores especulativos es apostar demasiado a algo muy improbable. Acá no estamos frente a inversores del estilo de los afectados por la crisis de Wall Street de los años de 1929, que tomaban créditos para comprar acciones y que no poseían una infraestructura de apoyo conformada por especialistas. Aquí, los afectados son entidades financieras que, indudablemente, podían predecir lo que sucedería ante un crecimiento, inevitable y esperado por otra parte, de la tasa de interés bancaria y cualquiera que haya realizado análisis de riesgo sabe que estas situaciones son tenidas en cuenta.

    Es decir que los bancos, pese a saber y conocer el riesgo, se arriesgaron ¿Por qué? ¿Consideraron las ganancias por demás evaporables como atractivas o consideraron el riesgo como mínimo? La explicación podemos encontrarla en otra parte, en el traslado del riesgo mediante la colocación de las hipotecas subprime como títulos negociables en el mercado internacional. Al trasladar el riesgo, los bancos transforman un problema de pocos en un problema de muchos una actitud muy adecuada cuando se sabe que ese riesgo explotará más temprano que tarde. Al haber incluido este riesgo en la cartera de más de una organización internacional, sea esta un banco, una compañía de inversion o el mismo tesoro público, se garantizan que, en el momento de la debacle, se tomarán medidas destinadas a amortiguar el golpe de la crisis y estas medidas estarán orientadas hacia el sostenimiento del entramado económico-financiero cuyos actores principales son, como no podía ser de otra manera, los mismos que comenzaron el problema.

    El hecho es imposible de comentar en un espacio tan corto, pero el resultado si es expresable. Las entidades financieras (bancos entre ellas) simularán lamerse las heridas mientras acumulan más riquezas ya que para ellos la solución de la "crisis" exige el no tener pérdidas, los ciudadanos de a pie, por su parte, solo podrán ver como se les esfuma su futuro ya que todas las medidas que se tomen en su favor no les rescatará del problema que les afecta ni mejorará su situación económica ni les permitirá pagar sus hipotecas y las distintas economías mundiales sufrirán una breve pero intensa recesión que les permitirá re-estructurar las reglas en el mercado de trabajo de forma de disminuir los costos del mismo, lo que seguramente implicará la aprobación de leyes de flexibilización laboral tal y como ocurrió en Argentina cuando el efecto tequila, si mal no recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Los italianos tienen un dicho para la estrategia electoral del PP:

    Piove: porco governo!
    Non piove: Piu porco!

    No voy a ser yo el que rompa una lanza a favor del gobierno del P$OE, pero los argumentos que emplea el PP son no ya absurdos, sino estúpidos.

    Todo los males y calamidades de la humanidad son culpa de Zapatero y su gobierno. Todo lo hace mal. Incluso cuando está de acuerdo con nosotros, yerra.

    Ese discurso miserable y cansino parece destinado a esa España rancia y bruta que es capaz de comulgar con ruedas de molino si así se lo dice su lider (o lideresa).

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.