14 febrero 2009

Derecho electoral de sangre: Comicios gallegos y del mundo mundial

Una tras otra, en todas las convocatorias electorales se reabre el debate sobre el voto de los ciudadanos españoles que residen en el exterior. En Galicia, tierra de emigrantes durante más de un siglo (tara demográfica y social que sigue causando daños), el asunto tiene importancia capital porque a fecha de hoy más del 10 % del censo electoral reside en el extranjero.
Entre otras aberraciones legales, resulta que un gallego nacido en Lugo o en Xinzo que reside en Barcelona o Madrid no puede votar en las autonómicas --lo cual es rigurosamente lógico--, pero un argentino nacido y residente en Buenos Aires que es hijo de gallego o de gallega sí participa en la elección de los que administrarán Galicia durante los próximos cuatro años.
Este supuesto no es excepcional, ni mucho menos, se trata de un hecho perverso y radicalmente antidemocrático que suma varias decenas de miles de votos.
Por si fuera poco, un ciudadano extranjero que vive y trabaja en Galicia desde hace 3, 5 o 9 años, ¡y paga impuestos en Galicia!, no tiene derecho a votar; en tanto que sí tiene ese derecho un gallego que emigró a Uruguay hace 30 años y que jamás ha aportado un euro a las arcas públicas gallegas. En cierto modo, la legislación y normativa actuales amparan derechos étnicos y de sangre propios de un reino medieval ajenos a una sociedad democrática del siglo XXI.
El sinsentido es todavía más grave cuando los comicios son municipales, pues hay decenas de circunscripciones locales en las que el 20%, el 30% y hasta más del 40% de quienes deciden quien será el alcalde no residen, ni trabajan, ni pagan impuestos en el municipio.
Hace ya cuatro años, el administrador de la bitácora Un contador de historias elaboró y colgó en la Red un reportaje audiovisual de alto valor didáctico: Pulse aquí y visione Quilombo electoral, no tiene desperdicio.
Por cierto, varias emisoras de TV disponen de copias del reportaje, pero no se ha emitido. ¿Por qué?
CAMPAÑA na contra dos dereitos electorais de sangue: SE RESIDES, DECIDES.

8 comentarios:

  1. Hola Fèlix,

    soy Carlos Taboada, el productor-realizador de Quilombo Electoral. Querìa agradecerte en tu blog los comentarios sobre el reportaje. Tardè en colgarlo en la red por varias razones...la principal fue que, iluso de mi, aùn creìa en los medios de comunicaciòn como vehìculos para denunciar injusticias y atropellos.Tuve muchas reuniones con distintos medios y representantes polìticos y a todos les pareciò muy interesante lo que se mostraba, algunos hasta llegaron a decir que era una verguenza que estas cosas pasaran. Ahora analizando lo sucedido y despuès de casi cuatro años puedo asegurar que me tomaron el pelo. "Ilustres" periodistas y "destacados" polìticos dejaron en mi recuerdo solo palabras vacìas y ahora cuando los veo y los escucho denunciar el "robo" del voto emigrante no puedo hacer otra cosa que reirme...aunque me duela me rio.
    Yo siempre usarè mi càmara desde la libertad, sin presiones y sin importarme quien lo vea, mucho menos quien lo emita...me es igual. Los medios de comunicaciòn tienen su negocio que no es el mìo. Quizàs me decida a escribir mis peripecias con este reportaje por los pasillos de Tele5, Televisiòn de Galicia e incluso en Barajas esperando a un periodiste-polìtico que sòlo lo dejan hablar 59 segundos...

    Un abrazo desde Colombia y te reitero mi agradecimiento.

    ResponderEliminar
  2. oigo la palabra "elecciones" y me dan arcadas, ¿será grave?
    bicos,

    ResponderEliminar
  3. A CARLOS,
    LOs periodistas "ilustres", como tu los describes, son los que por lo general se olvidan del oficio y se dedican al "palanganeo".
    Ganar dinero es muy tentador.
    No me tienes que agradecer nada; al contrario, los ciudadanos en general somos los que tenemos que agradecer a personas como tu el desinterés con el que hacéis las cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Brillante exposición, Félix. Como gallego, me avergüenzo del "mamoneo" que se traen los partidos políticos con el voto emigrante. No le encuentro sentido a que gente que no ha pisado Galicia en su vida(y que probablemente muchos de ellos jamás pisarán) vayan a decidir el gobierno de los que vivimos aquí.

    Lo más desesperante es que la oposición siempre denuncia la falta de transparencia de estos votos, pero esos mismos partidos, cuando alcanzan el poder, siguen aprovechándose de lo que antes denunciaban. Y así seguimos elección tras elección ¡Después se sorprenden de la abstención!

    ResponderEliminar
  5. Bueno, el tema del voto exterior es otra muestra del despropósito en que se ha convertido Galicia y de como los 3 principales partidos unen sus fuerzas para hundir a este país (pasa con otras cosas, como la enseñanza bilingüe: PP, PSOE y BNG se pusieron de acuerdo para aprobar las clases en castellano/gallego, marginando el inglés, fundamental en cualquier sociedad que quiera progresar hoy en día).
    Y cuidado: que un gallego que viva en Barcelona o País Vasco no pueda votar en las elecciones gallegas me parece lógico. La gente debe votar donde está empadronada, para decidir quién gobierna en el lugar en que vive, no a 800 kilómetros. Para mí tienen la misma legitimidad (o sea, ninguna) que los que viven en Argentina o Uruguay.
    Saludos,
    Javier

    ResponderEliminar
  6. Al anónimo:
    En el post no se reclama, ni se insinúa, que los gallegos residentes en Barcelona o Madrid puedan votar en las autonómicas gallegas. Esa posibilidad se cita como una aberración menor que la que supone permitir que voten los que están afincados desde hace años en el extranjero.
    Y con relación a que el actual gobierno gallego u otros quieran hundir el país, nada digo porque es su opinión --indudablemente respetable--, pero asunto ajeno al post.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de leerte desde Finlandia. Impresionante. Más claro, agua.

    ResponderEliminar
  8. Que no, Félix, que lo de Barcelona o Bilbao es una aberración IGUAL de grande que lo del extranjero. Tú no puedes decidir lo que pasa en la casa de tu vecino, ya vivas enfrente o en Nueva Zelanda.
    Saludos

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.