22 mayo 2009

Núñez Feijoo hace migas con los profetas de la "xenofobia cultural"

Tras la victoria del PP en los recientes comicios gallegos, el Gobierno de Núñez Feijoo está preso de ciertas amistades electoralistas, entre las que destacan los nacionalistas españoles que desarrollaron una intensa campaña pidiendo el voto para el PP al mismo tiempo que satanizaban el consenso que respaldó Fraga Iribarne para frenar la lenta pero progresiva desaparición de la lengua gallega.
La llamada "política de normalización lingüística" jamás aplicó los criterios de inmersión, pues en los colegios públicos o concertados el gallego rara vez es lengua vehícular en más del 50 % de las asignaturas; de hecho, en la mayoría de colegios el porcentaje de uso del gallego es bajo o testimonial. Pero los nacionalistas españoles agrupados en torno a Galicia Bilingüe, con el apoyo expreso del PP, lograron generar la crispación suficiente para que en amplios sectores sociales de Galicia y del resto de España anide la sospecha de que alguien con poder suficiente quiere imponer el gallego y prohibir el castellano.
¡Mienten!
Y también mienten (o se "equivocan" gravemente) todos los periodistas, columnistas e intelectuales que así lo han afirmado o insinuado.
..
Inventar para crispar y ganar votos
Ciertamente, hay nacionalistas gallegos que apuestan por la inmersión escolar y por el monolingüismo gallego --están en su derecho--, pero esa tendencia carece de respaldo social notorio y en ningún momento ha contado con apoyos ni siquiera tangenciales en el Parlamento Galego ni tampoco en el gobierno bipartido que formaron PSdeG-PSOE y BNG.
Lo cierto es que el llamado problema gallego ha sido creado por Galicia Bilingüe y por el sector del PP que utiliza la cultura, los sentimientos y lo que se tercie para fomentar el maniqueísmo: O ellos o nosotros.
Guerracivilismo puro y duro.
La actitud de Galicia Bilingüe es radicalmente política y ha demostrado hasta la saciedad su enfermizo rechazo al idioma y a la cultura gallegas.
Sin embargo, si uno se detiene a analizar las tesis de Galicia Bilingüe obviando clichés, todo indica que la fobia que transpira Galicia Bilingüe es puro y simple rechazo a todo bien cultural que consideren ajeno... Y como usted bien sabe, amable lector/a, el gallego es ajeno a Galicia. ¡Manda carallo!
..
Profetas de la xenofobia cultural
La actitud de Galicia Bilingüe es la misma que la de los ultraespañoles que se niegan a respetar la cultura catalana pese a vivir en Barcelona, rechazna la la francesa viviendo en París o la alemana en Berlín. Algo similar practican los ultragermanos residentes en Mallorca o Fuerteventura, o los ultraingleses, ultrafranceses o ultraitalianos que residen en el extranjero y crean guetos donde solo se emplea su idioma.
Esos patriotas patrioteros, procedan de donde procedan, si trabajan y residen en un territorio con cultura autóctona diferente matriculan a sus hijos en colegios que sean 100 % nacionalistas de su planeta; no sea que los niños se integren en la sociedad de los otros aunque vivan con ellos.
Peor todavía, en numerosas ocasiones esos fanáticos actúan así porque temen sentirse moralmente obligados a hacer el esfuerzo de aprender el idioma del país en el que viven.
Pura y simple comodidad, desidia o molicie intelectual.
..
Cadenas aculturales
Núñez Feijóo se ha encadenado, acaso sin querer, con quienes se empeñan en poner puertas en el campo de la cultura y que apelan a un derecho paterno inexistente para imponer a sus hijos y a los del prójimo limitaciones que desde una óptica estrictamente cultural carecen de racionalidad.
A propósito de este asunto --a ver si logramos deslindar cultura de política--, Fermín Bouza, catedrático de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid (nacido gallego, avecindado en la ciudad castellana y ciudadano del Estado español) ha escrito un artículo que resulta esclarecedor y merece lectura. Empieza así:
..
Hablemos de la lengua de Galicia, a la que el nuevo presidente de la Xunta, derogando o preparando la derogación del decreto del Bipartito y de las leyes generadas en los gobiernos anteriores del PP, ha convertido en una prioridad de la agenda personal de muchos ciudadanos demócratas y sensibles, hablen o no el gallego, y que ciertamente es una prioridad objetiva de agenda pública, pues todos los indicios correctamente interpretados de las series estadísticas conducen invariablemente a la misma conclusión sobre la lengua nacional de Galicia, es decir, a su probable muerte real, aún permaneciendo largos años como lengua de pequeñas comunidades. Cualquier otra interpretación de los datos conocidos no creo que tenga fundamento tecno-científico alguno...
..
Pulse aquí y siga leyendo el texto de Bouza, cuya bitácora es recomendable visitar periódicamente.
..

1 comentario:

  1. En Valencia pasa igual. Los del PP no quieren ni bilingüismo ni que se utilice el valenciano. Eso sí, se han apoderado de la defensa de la cultura valenciana, así, cuando ya se les relacione completamente con la auténtica valencianía, ir ahogándola poco a poco. Es la otra forma de eliminación y que se acabe la diversidad. Por favor, separemos de una vez política y cultura!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.