05 octubre 2009

Prensa: ¿Está usted dispuesto a pagar un euro diario para leer simplezas y lo que ya sabe?

El declive de los periódicos se inició antes de que estallara la crisis financiera. El descenso de los ingresos caracteriza las contabilidades de prácticamente todas las empresas editoras, todas aplican medidas drásticas, desde despidos hasta recortes de gastos, incluido el papel (reducción de páginas), y externalizan servicios. Otro tanto ocurre con los grandes rotativos de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia…
Durante el año 2008 y en lo que va de 2009, en España han perdido su empleo más de 2.500 trabajadores de empresas editoras.
Las causas del derrumbe son diversas y, sin duda alguna, el descenso de la publicidad --mal que se ha agravado exponencialmente debido a la recesión-- es el revés que tiene mayor impacto económico. Pero la enfermedad no tiene origen exclusivamente económico.
Numerosos analistas centran la atención en ese factor, mas lo cierto es que los periódicos no se dejan de vender porque escasee la publicidad. Los periódicos se venden menos por tres causas fundamentales, amén de otras de menor calado:
..
1 Demasiados contenidos son de escaso o nulo interés para los compradores, excluidos los lectores de bar y quienes compran el periódico puntualmente debido a una promoción o regalo.
..
[A la hora de analizar las causas del declive, los lectores de bar y los ocasionales no deben ser tenidos en cuenta porque no pagan o porque dejarán de comprar el periódico en cuanto acabe la promoción];
..
2 La credibilidad de la prensa sigue a la baja por causas varias: «El periódico pierde valor como transmisor de hechos y conocimientos»; y
..
3 Las ofertas de información gratuita (radio, TV, internet) atraen a la mayoría de las personas que buscan información.
Las principales causas de esta migración son obvias: economizar y/o dejar de gastar dinero comprando un producto que no aporta casi nada nuevo o relevante.
Para combatir los males económicos se proyectan diversas alternativas; por ejemplo, Rupert Murdoch ha anunciado que a partir del próximo 1 de enero los periódicos de su grupo cobrarán una cuota a los lectores de las ediciones digitales.
..
Ser multimedia no garantiza que aumenten los lectores
Durante la década de 1990, varias de las grandes empresas editoras de periódicos --en alianza con compañías de radio y TV, o con firmas de otros sectores, sobre todo de las telecomunicaciones-- pusieron en práctica con la ayuda de renombrados periodistas la teoría de que el futuro de la prensa pasaba por formar parte de grupos multimedia, mejor si eran de ámbito estatal y a poder ser, transnacional.
Esa táctica no garantiza la supervivencia del papel. La solución multimedia no es tal, sino un experimento básicamente económico o, alternativamente, útil para tener más poder político o servir a un poder político...
Es evidente que desde un punto de vista económico puede ser interesante tejer alianzas y es necesario matrimoniar el papel con la Red, pero para esto no hace falta pertenecer a una multimedia.
Hoy, todas las empresas dedicadas a la información viven un período de cambios que va más allá de lo económico, pero la recesión que lamina la publicidad acabará con los diarios que ya estaban mal gestionados en materia informativa, que no son pocos.
El problema del papel tiene características muy específicas y las raíces son casi todas ajenas a la recesión.
De todos los males, rémoras e inconvenientes el peor tampoco es la competencia de internet, ni la de los medios audiovisuales. El peor mal de la prensa tiene origen en los propios periódicos, empezando por la creciente pérdida de credibilidad a causa de la negativa (o la ceguera) de demasiados responsables a reconocer que los compradores de prensa forman parte de una élite social de carácter básicamente cultural, y también se debe a que el mundo cambia e internet hay que tenerlo en cuenta, guste o no.
Los compradores-lectores acaban dando la espalda a los diarios en los que priman las vulgaridades, las medias verdades y las mentiras más las historias de ayer y de siempre, entre otras nimiedades.
..
Sobredimensionar lo complementario es inútil
Hubo un tiempo en el que los hechos escabrosos, la tragedia por la tragedia, las polémicas que se retroalimentan sin fin y otros ganchos similares ayudaban a vender periódicos. Pero ese tiempo pasó, los medios gratuitos (con la TV al frente) se han apropiado de ese mercado; sin olvidar que hasta no ha mucho esos ganchos eran casi siempre complementarios, pues iban acompañados de noticias, reportajes, crónicas, entrevistas y artículos con sustancia o de interés inmediato que satisfacían a los compradores-lectores y a quienes buscaban los cinco pies del gato que siempre tiene la actualidad.
Casi imperceptiblemente, el porcentaje de los textos que contextualizan hechos, que son los que generan clientela fiel, se han ido reduciendo al mismo ritmo que aumentaban los entrecomillados en la información política y los llamados reportajes ¿humanos?, en los que se da cancha a opiniones y ocurrencias carentes de atractivo para los lectores-compradores de diarios, que en su inmensa mayoría no son aficionados al tomate ni al simplismo.
¿Algún editor, gestor económico o responsable de redacción cree realmente que los compradores de prensa están dispuestos a pagar un euro diario para leer simplezas y lo que ya saben?, ¿alguien cree realmente que los contenidos populacheros captan compradores o garantizan la fidelidad de quien paga para acceder a información y opiniones?
..
El panel de propaganda colocado ante el quiosco reza:
Hoy en The Times: La prensa no ha muerto. Lea el artículo completo en nuestra web
El periódico es un producto al que sólo se enganchan
quienes piensan y quienes tienen opinión o quieren tenerla
..
Sin duda, la recesión y la caída de la publicidad exigen medidas específicas. Pero los diarios que superen la recesión económica seguirán sin tener garantizada su existencia si no afrontan el reto de ser ¡periódicos!; con versión digital, por supuesto.
Es decir, se trata de dar servicio a quienes piensan y quieren saber. Esto exige que el periódico sea más que el simple bis de lo que el cliente ya ha conocido sin pagar, y mucho más que un soporte para el entretenimiento. 
Los realities impresos, por muy llamativos que sean, jamás podrán competir con las imágenes de TV ni con la vasta oferta de ocio y tomate que ofrece internet.
El comprador de periódicos es un ciudadano singular, forma parte de una minoría social que pocos gestores de periódicos parecen conocer o tener en cuenta.
Es probable que la prensa como tal carezca de espacio en el mundo de la información en 2025 o 2040, pero hoy ya está probado que el periódico que ofrece lo ya sabido y simple entretenimiento está condenado a penar hasta morir.

6 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con lo que expones. Sólo una matización: el nivel educativo de la sociedad es mayor ahora que hace 20 años, luego el público potencial creo que no es una minoría de élite, sino mucho más amplio. Y si no encuentra en el periódico lo que quiere lo busca en otros lugares. saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Comprar un periódico de 80 páginas para solo leer 3 o 4 noticias que hay que descubrir en un menjunje de banalidades y artículos de opinión sesgada? No.

    El problema que tenemos hoy es que los propietarios y gerentes de un periódico y/o grupo multimedia intentan utilizarlos para fines distintos al de informar y eso la gente lo sabe. El reciente caso del Grupo Prisa es un ejemplo de ello ¿Cómo confiar en medios que responden a intereses que NO son los de informar sino los de hacer negocios y política? ¿Sirve tener un Defensor del Lector en los periódicos?

    Creo que hay un montón de cosas que deberían reveerse para corregir este problema, pero no solo a nivel "empresa multimedia" sino también a nivel Estatal y Legal.

    Los periodistas son vistos como "empleados" de un multimedia pero en realidad, y más en el caso de los periódicos, son los autores del mismo, son quienes lo construyen, y son responsables de lo que en ellos dicen, por lo tanto deberían poder decir lo que deseen decir de la forma en la cual desean decirlo, un editor podría dar recomendaciones de estilo y consejo legal más no de contenido.

    Pero, no es así, una noticia se ve como un producto, por lo tanto se la acomoda al producto principal, que es, en este caso, el periódico, de forma tal que en los periódicos no hay pluralismo de ideas, sino una sola idea que responde al interés de los propietarios del mismo.

    Tenemos entonces los periódicos opositores al gobierno, los periódicos favorables al gobierno, pero faltan los periódicos que digan la verdad.

    Es decir que los periódicos se han transformado en libelos o en medios obsecuentes con aquellos a los que "se opone" o con aquellos a los "que apoya", pero los periódicos deberían ser medios "consecuentes con la información" y no "obsecuentes de intereses que distorsionan la información" como, por ejemplos, de esos intereses comerciales, financieros, políticos, que vemos hoy reflejados en las noticias.

    Mientras no exista pluralidad de opinión e ideas, mientras un periódico pueda despedir a un periodista por no ser "consecuente con su línea editorial", mientras un periódico transforme una noticia para que favorezca a sus "amistades políticas" o a la ideología de sus propietarios, o intereses de sus propietarios no tendremos información real.

    La ideología del periodista ha de ser respetada porque "La Prensa" no es el medio, sino quien escribe en el medio. La Prensa es el periodista, el papel es el soporte de este, y mientras no se proteja al periodista y se le permita al medio que le contrata manejarlo como a un obrero cualificado, mientras la empresa sea quien tenga el control sobre lo que ha de decir el periodista, los diarios no serán diarios y La Prensa podrá ser amordazada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ola Félix!!

    Moi bo e oportuno o artigo. Completando o que ti comentas eu creo que a obsesión da prensa escrita por competir coa radio, a tv e internet esta levando ao medio á deriva. Ás veces pregúntome se é preciso editar un xornal cada día no que a superficialidade, a ausencia de análise, de contextualización son constantes o que impide constituír un universo de lectores críticos e formados.
    O ano pasado tiven a oportunidade de compartir unha viaxe a Perú co responsable da TVCultura do Brasil, Jorge Cunha, e nunha conversa aseguraba que tal e como se concibe hoxe, a prensa escrita non ten futuro porque se move sen o sosego e a reflexión que cómpre para un medio que permite, pola súa estrutura, afondar nas noticias e situar ao lector ante unha realidade solidamente construída e non só a base de titulares efectistas e espectaculares, máis propios do show televisivo cá do discurso da prensa escrita.
    O dito Félix, moi bo artigo!!
    Unha aperta forte!!

    ResponderEliminar
  4. Fins i tot això ha passat a mitjans crítics. Per exemple, el cas de Le Monde Diplomatique. Abans publicaven textos interessants, d'anàlisi en profunditat, sobretot de política internacional (on la manca de contextualització en els mitjans convencionals és un escàndol), mentres que ara la majoria d'articles són d'opinió. Conseqüència: ja no el compre.

    ResponderEliminar
  5. A Santi, Sergio, Suso y Aurora,
    Vosotros sois excelentes representantes de la pérdida de lectores de la prensa. Vuestros comentarios coinciden --incluido el post-- y reflejáis ese fenómeno con fidelidad y razonando porque dejáis de comprar periódicos.
    En cierto modo, los periódicos se suicidan... ¿o los suicidan?

    ResponderEliminar
  6. Atención a esto:

    El nuevo medio dirigido por Javier Bauluz se llamará Periodismo Humano

    http://www.pmasdh.com/2009/09/el-nuevo-medio-dirigido-por-javier-bauluz-se-llamara-periodismo-humano/

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.