07 agosto 2010

Un polícia colombiano ratifica en sede judicial que fabricó pruebas al gusto de Uribe

Ronald Coy Ortiz, investigador policíal que ha comparecido como testigo en el juicio al que ha sido sometida en Colombia la sindicalista Liliana Obando por sus supuestos vínculos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha ratificado ante el tribunal lo que ya declaró en diciembre de 2008.
Coy Ortiz ha confesado que él manipuló la información que contenía uno de los ordenadores supuestamente encontrados en el lugar donde falleció Raúl Reyes, uno de los miembros de las FARC que fueron alcanzados por las bombas en un ataque del ejército colombiano en territorio de Ecuador.
Tal como ha informado esta misma semana la agencia Europa Press, empresa poco sospechosa de ser partidaria de las FARC o de participar de una campaña anti-uribista, el fiscal preguntó a Coy:
«¿Abrió usted la información y la manipuló antes de que esa información fuera sometida a control de legalidades, sin que existiera entonces autorización legal para ello?»
A lo que el agente respondió sin titubear:
«Sí, señor».    
La información manipulada o creada por el policía y los técnicos gubernamentales en ese ordenador era la única base probatoria que existía para acusar a Liliana Obando.   
La película del ordenador empezó a perder crédito a las pocas horas de ser estrenada, pues las autoridades colombianas dieron una versión del enfrentamiento con las FARC que, además de incurrir en contradicciones y curiosas suposiciones convertidas en afirmaciones, el guión resultaba tan increíble como el milagro de encontrar una computadora en perfecto estado pero rodeada de 20 cadáveres despedazados y varios cráteres causados por el impacto de las bombas.
..
TEXTO referido a la afición del uribismo a la cinematografía: 
"Las FARC, la localidad colombiana de Madrid y una de indios".
RELACIONADO: "Uribe administra la fosa común más grande de Suramérica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.