20 octubre 2007

Libia ha encarcelado a 32.000 inmigrantes en un solo año

«Libia es como una cárcel enorme para inmigrantes ilegales [escribe Cinzia Gubbini en el rotativo Il manifesto]: los detenidos en 2006 por haber entrado ilegalmente en el país son, al parecer, 60.000. Así lo revela el informe de la segunda misión técnica enviada a Libia por la Comisión Europea, misión que este año fue encargada a la Agencia Frontex, que se ocupa de gestionar el control de las fronteras de la Unión Europea. Un informe que no se ha discutido jamás en el Parlamento Europeo y que inexplicablemente no se ha publicado en el sitio internet de la agencia.
«El grupo de trabajo (en el que se incluía también, en calidad de país de destino a Italia, representada por el oficial representante Vincenzo Tagliaferri) realizó su viaje del 28 de mayo al 5 de junio. Han pasado cuatro meses sin que las noticias que contenía el informe se hayan hecho públicas. Obtenerlo no es sencillo. Pero reserva noticias sorprendentes...»
¡60.000 emigrantes en un solo año y 32.000 de ellos, detenidos!, ¡es África!, exclaman algunos, como si África y tragedia fueran sinónimos. ¿Dónde han sido recluidas esas 32.000 personas?, ¿cuántas han sido repatriadas y a qué países?, ¿qué hace Naciones Unidas?, ¿qué la Unión Europea?...

3 comentarios:

  1. Estupenda entrada Félix. La Unión Europea desvía la mirada cuando se trata de cualquier abuso de los derechos humanos o civiles del que se puede beneficiar.

    ¿Irá Sarkozy a Libia a gestionar la liberación de estos 32.000?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Esto es terrible y, por desgracia, una situación cada vez más frecuente. José Luis tiene razón al poner el dedo en el ojo de la Unión Europea, de la que España forma parte, por cierto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Europa, lo sabe todo el mundo, tiene muchos intereses económicos en África. Un post muy bueno que desvela la hipocresía de la Unión Europea.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.