28 septiembre 2009

El PS portugués repite triunfo; pero, ¿qué representa José Sócrates?

El único jefe de Gobierno europeo del que casi nadie conoce sus apellidos es
un «producto» casi perfecto de la mercadotecnia de la izquierda caviar
..
El Partido Socialista (PS) gobernará otros cuatro años más en Portugal, aunque en esta ocasión necesita aliados. Todo apunta que el candidato más votado buscará algún tipo de acuerdo con la coalición de izquierdas CDU que pilota el PC, pues el Bloco de Esquerda (conglomerado ecosocialista con rasgos libertarios) se niega en principio a prestar sus votos a la socialdemocracia tipo Tercera Vía que abraza el PS.
Casi todo es posible, pues nadie se atreve a descartar que los socialdemócratas alcancen pactos puntuales con el centro-derecha (PSD). La única formación que descarta la política de alianzas del PS es el derechista CDS-PP.
Pero, más allá de la información puntual referida a las elecciones que vierten todas las fuentes, ¿quién es y qué representa el líder del PS, José Sócrates Carvalho Pinto de Sousa?, el único jefe de gobierno de Europa conocido sólo por sus dos patronímicos, pues sus apellidos ni siquiera son utilizados por los medios.
José Sócrates Carvalho Pinto de Sousa es hijo de un arquitecto de ideología liberal-conservadora, Fernando Pinto de Sousa, y de una pía maestra y culta ama de casa, Maria Adelaide de Carvalho Monteiro, que acabó abrazando la fe de los Testigos de Jehová. José Sócrates nació en Oporto (1957), pero su padre lo registró en el municipio donde residía la familia, Alijó (distrito de Vila Real).
..
José Sócrates en 1974, estudiante
alejado de veleidades políticas, pero
ya entonces buen conversador
(imagen capturada en Mais Futebol)
 
Hijo de un político conservador
Cuando triunfó la Revolución de los Claveles (abril de 1974) el matrimonio ya se habían separado y José Sócrates (15 añitos) vivía con su padre, mientras que sus dos hermanos residían en Cascais con la madre.
El escenario familiar era singularísimo, pero muy estable económicamente y los tres hijos disfrutaban de las ventajas de pertenecer a la clase media alta de provincias.
Recién caída la dictadura salazarista, el ilustrado y elitista Fernando Pinto de Sousa se embarcó en política y fue cofundador de la agrupación local del Partido Popular Demócrata (PPD) en Covilhâ (municipio del distrito de Castelo Branco), donde se había afincado con su hijo.
..
[El PPD era inicialmente una formación de centro reformista, asimilable en gran medida a la UCD española, pero centrista en todos los sentidos y con casi nula presencia de ex miembros de la dictadura; en todo caso, no acogió a ningún ex ministro ni alto cargo del régimen salazarista.
El fundador del PPD fue un católico que siempre había mantenido una actitud inequívocamente crítica con la dictadura lusa, Sá Carneiro. Tras la Revolución de los Claveles el PPD y su líder fueron derechizándose poco a poco y la organización fue reconstituida y rebautizada: Partido Social Demócrata (PSD), denominación engañosa porque su credo y propuestas son de centro-derecha, erigiéndose en el gran rival del PS y relegando a segundo plano al ultraconservador CDS-PP]
..
Breve paso por las juventudes centristas
y salto al PS 
El joven José Sócrates, todavía dependiente afectiva e intelectualmente de su padre, también se afilió al PPD y formó parte de la dirección local de las juventudes centristas. No obstante, al poco tiempo José Sócrates se alineó con la fracción más liberal [sector al que los hagiógrafos del actual primer ministro luso han llegado a denominar ala izquierdista, calificativo totalmente inadecuado], liderada por Emídio Guerreiro, demócrata de raza y viejo militante antisalzarista que acabó abandonando el PPD y picó en el puerta del PS, donde fue recibido con los brazos abiertos por Mário Soares, jefe del primer Gobierno luso tras la aprobación de la Constitución de 1976.
Precisamente ese año, Soares ganó los comicios generales a Sá Carneiro.
José Sócrates, sin embargo, renunció a ingresar en el PS e inició un largo período durante el que se mantuvo alejado de la política activa, actitud en la que pesó el casual de que la ruptura con el PPD coincidiera con su mudanza a Coimbra para cursar Ingeniería Civil, estudios que completó con una Ingeniería Sanitaria en la Escuela Nacional de Salud Pública de Lisboa y, al parecer, obtuvo la licenciatura en 1980 [esta titulación fue motivo de polémica debido a que nunca ha sido documentada; cuando fue solicitada la certificación correspondiente la institución universitaria que la impartía había decidido cerrar, sin que nadie haya precisado que fue de sus archivos].
.. 
Ruptura con el padre y dependencia de la madre 
Del José Sócrates estudiante cabe destacar dos aspectos:
→ Primero, que el distanciamiento político padre-hijo desembocó en un enfriamiento afectivo, acentuado por el hecho de que la estancia del joven en la universidad era financiada por la madre, que aparte de trabajar disponía de un pequeño capital.
→ Segundo, es obligado destacar que pese al elevado grado de politización y actividad partidaria de los estudiantes portugueses durante esos años, José Sócrates se centró en los estudios y sólo participó en asambleas y en contados debates, pero nunca --que se sepa-- en movilizaciones.
..
Inquietudes sociales de raíz cristiana
Todavía influido por el ambiente familiar en el que había crecido y madurado, José Sócrates alimentaba inquietudes de orden social que eran (y son) de corte más sentimental y cristiano que ideológico y para nada marxista. Con esa actitud y una vez reinstalado en Covilhâ, ingresó en el PS (1981), formación que ultimaba el abandono del carácter nítidamente socialista que mantuvo durante la dictadura para abrazar la socialdemocracia más posibilista; viviendo un proceso similar al del SPD, PSOE, PSI o PSF.
José Sócrates inició su militancia en el PS en los cuadros dedicados a la política local, ámbito en el que los socialdemócratas gozaban de elevado crédito electoral, de modo que el título de ingeniero civil abrió puertas laborales al futuro primer ministro.
..
«Mudar», cambiar, el verbo mágico...
Unido a Guterres para jubilar a Soares
y renovar el PS, o eso dijeron 
Por esa época (primera mitad de los años ochenta), José Sócrates inició una larga relación de "amistad política" con António Guterres, que ya era miembro del secretariado nacional del PS, diputado en la Asamblea de la República y alcalde de Fundâo, municipio próximo al de Covilhâ.
Ambos vivieron codo con codo un período de tensiones en el seno del PS que en el distrito de Castelo Branco se saldó con el triunfo del sector del que formaban parte, opuestos a los oficialistas que encabezaba Soares.
Lo ocurrido entonces marcaría el posicionamiento político de José Sócrates, que se alineó con Guterres y los que abogaban por ocupar el centro ideológico que electoralmente todavía conservaba mayoritariamente el PSD.
En el congreso de la Federación Socialista del distrito de Castelo Branco (1983) los oficialistas o soaristas fueron derrotados y las agrupaciones de la zona figuraron entre las primeras de Portugal que pactaron gobiernos municipales con el PSD. La coalición PS-PSD acabó sustanciándose también en el Gobierno del Estado tras unas elecciones en las que el PS ganó pero quedó lejos de la mayoría absoluta. Según alegó Guterres para justificar el maridaje con el centro-derecha, el pacto con el PSD «es necesario para asegurar la gobernabilidad del país».

El líder regional más joven de la socialdemocracia lusa
La apuesta pro Guterres propició que José Sócrates se convirtiera definitivamente en un político profesional y con sólo 25 años fue aupado a la presidencia del PS del distrito de Castelo Branco, dándose además la circunstancia de que jugó la baza de aceptar el cargo como candidato de consenso entre soaristas y guterristas.
El matrimonio PS-PSD pasó factura a los socialdemócratas, que perdieron las elecciones locales y legislativas adelantadas de 1985, iniciándose un período de diez años durante los que electoralmente arrasó el PSD de Cavaco Silva (actual presidente de la República).
En el distrito de Castelo Branco, por ejemplo, donde laboraba políticamente José Sócrates, el PS sólo obtuvo la mayoría en tres de los once municipios del distrito. Para más inri, en Covilhâ ganó una lista del PSD en la que figuraba en segundo lugar Pinto de Sousa padre.
..
Derrotado y frustrado, sube al escenario nacional
José Sócrates, que confesó sentirse frustrado, huyó hacia adelante y saltó de la política local y comarcal a la nacional. Protegido siempre por Guterres, el de Covilhâ fue introducido en la lista de candidatos a la Asamblea de la República por el distrito de Castelo Branco y fue elegido diputado en las legislativas de 1987, también en convocatoria adelantada; no obstante, ganó el PSD, esta vez por amplia mayoría.
Un año después (1988), José Sócrates vivió un momento personal trágico debido a la muerte de su hermana en un accidente de tráfico.
En el ámbito político José Sócrates vivía un momento dulce, pues fue elegido diputado revelación del año por el periódico Expresso, el más prestigioso del país en cuanto información política convencional. Ese reconocimiento mediático sirvió para que reforzara la confianza en sí mismo y disimular las contradicciones ideológicas y de clase que arrastraba (y arrastra) desde su juventud, prueba de ellas es que en 1990 y por motivos nunca aclarados se embarcó en una extraña empresa privada del sector de la energía como socio capitalista, aventura en la que compartió cuitas con un compañero de partido todavía más contradictorio que él, Armando Vara.
El episodio acabó como el rosario de la aurora y ambos socialistas se vieron obligados a abandonar la iniciativa y hacerlo con publicidad para desmarcarse ante el electorado de una sociedad cuyos gestores estaban bajo sospecha. De hecho, uno de los socios fue condenado e ingresó en prisión por corrupción financiera.
..
1991: En la élite de un partido que vive horas bajas
En 1991, José Sócrates accedió al secretariado y a la comisión nacional, siendo líder del PS Jorge Branco de Sampaio y asumiendo la portavocía en asuntos de medio ambiente. Pero el partido no levantaba cabeza, ese mismo año la formación que ayudó a levantar el padre de José Sócrates, el PSD, ganó por tercera vez consecutiva las elecciones legislativas. Paradójicamente, el desastre electoral del PS encumbró a quien en gran medida lo había propiciado y en el congreso de 1992 el maquiavélico Guterres se hizo con la secretaría general, a la que había renunciado Sampaio, harto de medias tintas y de que el partido viajara a nadie sabe dónde.
[En 1993 José Sócrates matrimonió con Sofia Costa Pinto Fava, también ingeniera, de la que se divorció seis años después. La pareja había tenido dos hijos]
..
1995: Victoria electoral inesperada 
En la foto de la izquierda, la estilista
Fátima Lopes y a la derecha
José Sócrates Carvalho Pinto de
Sousa, elegidos la portuguesa
y el portugués más sexis de
2009, según informa la revista
VIDAS - Correio da manhá 
Inopinadamente, en 1995 el PS ganó los comicios generales, pero sin obtener mayoría en la Asamblea. Guterres recibió de su enemigo intrapartidario Mário Soares (entonces presidente de la República) el encargo de formar gobierno, en el que José Sócrates fue nombrado secretario de Estado adjunto del Ministerio de Medio Ambiente. Fue la recompensa a su fidelidad y amistad política, lo que Guterres continuó premiando y en 1997 nombró a José Sócrates ministro adjunto a la Jefatura de Gobierno. A partir de ahí, Carvalho Pinto de Sousa hijo coleccionó cargos y contactos en distintos ámbitos sociales y dependencias de la Administración, en las áreas de Juventud, Deportes, Drogodependencia, Comunicación Social...
En definitiva, tras largos años de servicio y de participar en varias pugnas intrapartidarias, José Sócrates había establecido lazos con decenas de personas y entidades que formaban parte del mosaico del poder en Portugal; incluidos tanto los grupos de presión "políticamente correctos" como colectivos civiles de todo orden y condición, desde ecologistas hasta feministas, pasando por empresarios, sindicatos, agrupaciones campesinas y oenegés.
..
2002: Triunfo de Durâo Barroso
A José Socrates sólo le quedaba subir un peldaño: acceder al liderazgo del PS y, en consecuencia, ser el candidato socialdemócrata a primer ministro. El camino de José Sócrates hacia la gloria partidaria empezó a allanarse en el 2001, a raíz de que el PSD conquistara el poder en los principales municipios de Portugal, incluida Lisboa, lo que obligó a Guterres a dimitir y convocar elecciones legislativas anticipadas (marzo de 2002).
El PS, inmerso en un caos interno de proporciones mayúsculas, se presentó a los comicios bajo el liderazgo de Eduardo Ferro Rodrigues, representante del ala de izquierda (o socialista). La actitud ideológicamente coherente de Ferro provocó el desprecio inmediato de casi todos los medios convencionales y de los grupos de presión económica; zancadillas a las que se sumó el absentismo militante de cientos de socialdemócratas que, como José Sócrates, apostaban desde hacía años por el pragmatismo sistémico y la corrección política.
En abril de 2002 el ex maoísta Durâo Barroso (PSD) --avezado profesional de la política y paradigma de transfiguración ideológica-- ganó las elecciones generales y José Sócrates se retiró discretamente para ultimar su ascenso a la cúpula del PS.
Libre por fin de servidumbres, pues Guterres y Ferro eran cadáveres políticos, José Sócrates cultivó con eficiencia profesional su imagen, sus relaciones y fue muy meticuloso a la hora de manifestarse o posicionarse. Más claro, no sólo logró ser equívoco, sino que además no lo parecía.
..
2005: El éxito de la mercadotecnia política
Hace cuatro años, en los anteriores comicios generales portugueses, tuve ocasión --como enviado informativo-- de conocer a José Sócrates en vivo y en directo y verle actuar en varios actos electorales y en ruedas de prensa. Doy fe de que es un encantador de serpientes, dicho esto sin menoscabo de nada personal.
José Sócrates sabe estar y expresarse con inteligencia, proyecta una imagen de rigor que incluye un encantador guiño populista que limpia su más que probable pedantería (en todo caso, es perceptible que "se quiere mucho" a sí mismo), es elegante de movimientos, exquisitamente educado e inspira confianza. Pero la opción de gobierno que representaba José Sócrates en 2005 y ahora --en línea con la socialdemocracia que reinventó Tony Blair-- está cada vez más lejos de la izquierda reformista... ¡cuánto echarán de menos a Soares los progresistas portugueses!
..
El alumno ha mejorado la técnica de sus maestros
Si hay un líder político europeo cuyo encanto mediático es equiparable al de Obama, es José Sócrates; dulce a la vez que correoso, equívoco pero convincente y tan artificiosamente progresista como elitista por naturaleza. Echando la vista atrás, el atractivo de José Sócrates tiene similar calado en Portugal que el de Tony Blair en la Gran Bretaña de los años noventa.
Las lecciones que el maquiavelo Guterres impartió al tímido hijo de un arquitecto conservador dieron fruto.
..
ACTUALIZACIÓN (22 noviembre 2014):
El ex primer ministro José Sócrates ha sido detenido en el aeropuerto de Lisboa, procedente de París, por su presunta vinculación con un caso de fraude fiscal y blanqueo de capitales. Sócrates es el cuarto detenido; los tres anteriores ya han sido interrogados durante las últimas 72 horas por su posible implicación en la trama.
Fuentes próximas a la investigación estiman que el dirigente del PS habría acumulado en Suiza una fortuna cifrada en unos 20 millones de euros, según informa el e-periódico luso SOL.
..
NOTA:
Los enlaces a personajes que figuran en el texto remiten a la versión portuguesa de Wikipedia porque sólo en ella existen referencias de todos y cada uno de ellos. En todo caso, hay versiones en otras lenguas ibéricas para algunos de los citados.

1 comentario:

  1. Análisis muy completo te felicito.
    Yo hice una valoración inicial diciendo que tanto en Alemania como en Italia "La izquierda hacen agua por la izquierda" Saludos

    Por si te interesa aquí...
    http://piniella.blogspot.com/2009/09/cuando-la-izquierda-hace-agua-por-la.html

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.