27 septiembre 2009

Honduras, la represión sigue: Asesinado un politico antigolpista

Los hechos confirman lo que ya se sabía, aunque algunos (por ejemplo, Vargas Llosa) se empeñen en negarlo: El golpe de Estado de Honduras es exactamente eso, un golpe de Estado y, por tanto, sangriento y de todo punto repudiable.
"Duelo en Tegucigalpa corral", de J·R·Mora
Ayer se produjo una prueba inequívoca: Asesinaron a Marco Antonio Canales Villatoro, sobrino del propietario de la emisora hondureña Radio Globo., que es uno de los pocos medios de información que se han alineado con la legalidad, contra el golpe y a favor de restituir la democracia parlamentaria.
Canales Villatoro, de 40 años, era el candidato socialdemócrata a las elecciones presidenciales que el gobierno de facto ha convocado para el próximo mes de noviembre.
Una interpretación objetiva del suceso obliga a concluir que los oligarcas, magistrados y militares que han perpetrado el golpe quieren garantizar que el presidente elegido sea el que les conviene...
En principio, fuentes gubernamentales informaron de que Canales fue baleado por dos hombres que intentaban robarle el ordenador portátil (¿?) cuando el candidato salía de un centro religioso, todavía vivo fue trasladado al hospital donde murió.
El Frente Nacional Contra el Golpe de Estado también ha informado de que varios desconocidos han asaltado la vivienda de Silvia Ayala, congresista de Unificación Democrática, formación que también es partidaria de restaurar la legalidad y al presidente depuesto por los golpistas.
ENLACES de interés:
Frente Nacional Contra el Golpe de Estado (bitácora), que brinda amplia información sobre los acontecimientos que se viven en el país centroamericano, y
* una iniciativa constituida hoy mismo: Honduras somos todos.
CON ANTERIORIDAD, en ImP,
"Honduras: El paso del tiempo juega a favor de los golpistas", post que incluye enlaces a ePáginas y bitácoras que ofrecen información no oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.