30 junio 2011

La contaminación desaconseja que los niños coman atún rojo

Aumento alarmante de mercurio y otros metales venenosos en el mar
..
Hace unos meses, la Agencia española de seguridad alimentaria y nutrición (Aesan) encargó a un grupo de científicos una serie de comprobaciones para confirmar o revisar sus recomendaciones sobre el consumo de ciertas especies comestibles.
Las comprobaciones fueron encargadas a instancias de varias empresas y asociaciones del sector pesquero, que calificaban de exageradas las recomendaciones de Aesan respecto de determinadas especies marinas.
Pues bien, las pruebas y análisis realizados no sólo confirman las recomendaciones, sino que aconsejan endurecerlas debido a que la contaminación de los mares sigue aumentando.
El informe constata, entre otras cosas, que la mayoría de la población (sobre todo los niños) acumulan exceso de metalmercurio, por lo que los científicos aconsejan que las embarazadas y los niños menores de 3 años no consuman atún rojo, pez espada (o emperador) ni tiburón; y que los niños mayores de 3 años no ingieran más de 50 gramos semanales.
Lógicamente, para el resto de la población es aconsejable reducir la ingesta de esas especies.
Con relación a los crustáceos, el principal problema radica en la abundancia de cadmio, metal que se concentra en la cabeza de especies como buey de mar, cangrejo, centollo y gamba, por lo que la Aesan aconseja no ingerir ni chupar las cabezas de esas especies.
En cuanto a los vegetales, la situación es menos grave, pero los especialistas de Aesan alertan de que las verduras de hoja ancha (acelgas, espinacas, lechugas, etcétera) absorben elevadas cantidades de nitratos, que una vez ingeridos derivan en nitritos, causantes de daños o disfunciones en el hígado y los riñones.
Los científicos recomiendan no incluir esos vegetales en la dieta de los bebés y, en todo caso, instan a conservar las verduras (todas) en nevera porque a temperatura ambiente los nitratos multiplican su capacidad para generar nitritos.
Abundando en detalles, el informe de Aesan reseña que no todas las aguas marinas acusan similares grados de contaminación, ni tampoco se registra idéntica presencia de nitratos en todas los terrenos y fincas agrícolas. Así, por ejemplo, en mares cerrados o semicerrados como el Mediterráneo --en cuya ribera norte se concentran además miles de industrias y abundan, al igual que en la mayoría del litoral europeo, los vertidos incontrolados o deficientemente controlados-- se registran grados de contaminación más elevados que en aguas del océano Atlántico.
ENLACES de interés:
Greenpeace (acceso a la página dedicada a los océanos), y

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.