14 noviembre 2011

Insólito: Los italianos celebran que su Gobierno sea presidido por un directivo del "partido de los mercados"

Es difícil entender que tantos italianos celebren entusiasmados la dimisión de Silvio Berlusconi [¡ojo!, il Cavaliere no ha sido cesado por una mayoría parlamentaria, abandona el cargo voluntariamente] y que aplaudan el acceso a la presidencia de Gobierno de Mario Monti, el candidato del partido de los mercados, que entra en el Palacio Chigi por la puerta trasera de la democracia.
El economista Mario Monti (Varese1943), que es un administrativo de la política carente de militancia ideológica, estudió en la Universidad Luigi Bocconi (Milán) y en la de Yale (EE UU), es catedrático y ha sido  rector de la universidad milanesa en la que estudió, y en el campo de la Administración pública ha trabajado para distintos gobiernos, pero siempre con los de derechas.
En 1994 fue propuesto precisamente por Berlusconi para cubrir la plaza italiana de la Comisión Europea a fin de apartar a Emma Bonino; fue aceptado y se hizo cargo de la Comisaría de Mercado Interior con Jacques Santer como presidente del órgano comunitario, siendo posteriormente ratificado en 1999 por el nuevo gobierno italiano, liderado por Massimo d’Alema; de modo que Monti fue eurocomisario hasta 2004, primero con el presidente Santer y luego con el sustituto de este, Romano Prodi, que trasladó a Monti de Mercado Interior a la Comisaría de Competencia.
..
Relevado por Berlusconi
En 2004, cuando la derecha recuperó la presidencia del Consejo de Gobierno italiano, Berslusconi optó por relevar a Monti e intentó sentar en la silla transalpina de la Comisión Europea al derechista Rocco Butiglioni, pero su candidatura fue rechazada por la Eurocámara y el sustituto de Monti fue finalmente Franco Frattini, líder del denominado Polo de la Libertad, partido ecléctico y populista.
En su día, Mario Monti dirigió la sección europea de la Comisión Trilateral y fue directivo del Club Bilderberg, organizaciones de las que sigue siendo miembro.
Monti formó parte del equipo de asesores de Goldman Sachs cuando esta entidad financiera ayudó al gobierno griego a ocultar emisiones de deuda soberana --tarea en la que también habría participado, si bien él lo niega, el hoy presidente del BCE, Mario Draghi, que fue vicepresidente de Goldman Sachs para Europa durante el período 2002-2006.
En fin, resulta chocante que tantos italianos --incluida gran parte de la confusa y confundida izquierda transalpina-- celebren la digna dimisión de Berlusconi y aplaudan el acceso al poder sin elecciones democráticas de un tecnócrata que ni siquiera es diputado y que, para colmo, su objetivo central es exprimir el limón del Estado, reduciendo para ello gastos sociales, con la finalidad expresa de contentar a quienes operan en los mercados financieros.
DE INTERÉS:
"¿El fin de Berlusconi y el comienzo de una nueva era, mejor?", en ECONO·NUESTRA.
"O Hablamos del pueblo o no habrá democracia", por Xosé Luis Barreiro Rivas, en La voz de Galicia, y
"Llegan los tecnócratas", en el blog de Fernando Berlín.
ENLACE a la biografía de Mario Monti que ofrece IL MEDITERRANEO (en italiano).

4 comentarios:

  1. Yo creo que si los italianos están contentos no es tanto porque llegue Monti como porque se marche Berlusconi... De todas formas ya le viene bien a Italia alguien que sepa de economía y que no esté afiliado a ningún partido político, no tiene sentido que un país miembro del G8 tenga el tercer peor índice de crecimiento en la última década (solo por delante de Haití y Zimbabue).

    ResponderEliminar
  2. A JAM,
    En efecto, Mario Monti sabe de economía, pero de economía sistémica; "disciplina" que es una variante de la ciencia económica --básicamente porque las personas pintan poco más que nada.

    ResponderEliminar
  3. Almenos tendrán línea directa con los mercados. Ya no necesitarán escuchar los telediarios de Berlusconi para ver como va la crisis.

    ResponderEliminar
  4. A NICOLÁS,
    Para colmo, las emisoras de TV que controla Berlusconi siguen activas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.