02 diciembre 2011

En Japón cada vez son más quienes obvian o rechazan las relaciones sexuales

El último de los estudios sobre hábitos sexuales de la población --entre otros aspectos-- encargado por el Gobierno japonés indica que más de un tercio de los varones de 16 a 19 años y casi dos tercios de las mujeres de esas mismas edades no tienen interés alguno por las relaciones sexuales, o sencillamente las rechazan y evitan.
Es más, entre estos/as asexuados/as hay un segmento que reconoce sentir aversión a tener contactos físicos íntimos.
Poblada soledad, de Alberto Pancorbo. Imagen
capturada en la bitácora UNO DE LOS NUESTROS
Estas sólo son dos de las sorprendentes conclusiones a las que conduce el último estudio realizado al respecto por las autoridades niponas, informe que se elabora cada cinco años, aproximadamente.
Según los resultados del mismo estudio, el 61 por ciento de los varones solteros con edades comprendidas entre los 18 y los 34 años --ambas edades incluidas-- no tienen relaciones sexuales habituales con mujeres, tasa que supone un aumento de 9,2 puntos respecto a la de la encuesta realizada en el 2005.
En la misma horquilla de edades, una de cada dos mujeres solteras también ha declarado no mantener relaciones sexuales con varones, o tenerlas sólo muy esporádicamente.
Abundando en datos, también resulta llamativo que el 45 por ciento del total de los/as solteros/as encuestados/as con edades comprendidas entre los 18 a los 34 años, ambas incluidas, declararon no estar interesados/as en entablar relaciones íntimas con personas del otro sexo. Y del total de ambos sexos y en esa misma horquilla de edades, casi la cuarta parte de ellos/ellas han declarado que jamás han tenido relaciones heterosexuales.
[La información difundida no hace alusión a las relaciones homosexuales, por lo que cabe colegir que los responsables del estudio han obviado esa opción]
¿Y en Europa y Norteamérica?
Es casi imposible extraer conclusiones y mucho más difícil todavía hacer extrapolaciones, pues Japón pertenece a Occidente en cuanto a valores y sistema económicos --aunque con singularidades de orden laboral--, pero en otros aspectos es una sociedad radicalmente distinta.
No obstante, de un tiempo acá en Europa y Norteamérica también es perceptible el aumento del número de ciudadanos y ciudadanas que infravaloran las relaciones sexuales; no obstante, la asexualidad occidental se manifiesta de forma menos personal y más política --también con mayor hipocresía.
Según numerosos especialistas (sociólogos y sexólogos) ese fenómeno estaría relacionado, entre otros factores y en mayor o menor grado, bien por asunción o por reacción, con el aumento de los partidarios de que los poderes públicos se inmiscuyan en la vida privada de las personas. De hecho, hay partidos políticos y otras organizaciones civiles que demandan e incluso han conseguido la promulgación de leyes y normas oficiales que regulan las relaciones y, por ende, hay quienes exigen que esas regulaciones entren en detalles que hasta hace apenas cuatro días el Estado jamás trataba --la Iglesia Católica sí, pero esta es otra historia.
En todo caso, a fecha de hoy no hay elementos suficientes para extraer conclusiones concretas de orden general, aunque sí hay indicios de que la asexualidad gana espacios y lo hace casi al mismo ritmo que el sexismo más radical.
INFORMACIÓN puntual del caso japonés, en CNN (en inglés).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.