13 marzo 2007

Las aguas negras destruyen la verde Galicia

Hoy varios medios gallegos informan de que seis de cada diez depuradoras de aguas residuales existentes en Galicia no funcionan o lo hacen de forma deficiente. Hay casos aberrantes, como el Pontecesures, cuya planta depuradora fue finalizada y entregada al ayuntamiento hace 12 años y nunca ha entrado en funcionamiento.
En todo caso, en Galicia sólo hay 107 estaciones de depuración, incluidas las que no funcionan y las deficientes, pese a que la legislación y normativas aplicables indican que es obligatoria su instalación en todos aquellos municipios que superen los 2.000 habitantes. La situación es penosa: de los 228 municipios gallegos con más de 2.000 habitantes sólo 34 poseen una depuradora útil.
La cercanía de las elecciones municipales --previstas para el tercer o cuarto domingo del próximo mes de mayo-- ha reavivado el interés por un asunto que amenaza con, entre otras cosas, arruinar la economía pesquera y marisquera de las Rías Baixas, geografía que ostenta el liderazgo mundial en la producción de mejillón, amén de otros productos, pues los vertidos tóxicos son constantes, tanto es así que en la ría de Vigo se superan los máximos permitidos para varias sustancias, incluidas las que acompañan a los excrementos humanos.
BNG, PP y PSOE, los partidos que previsiblemente acapararán la práctica totalidad de los gobiernos de Galicia, cruzan acusaciones en las que --verdades aparte, que las hay-- predomina el criterio de echar balones fuera. Lo cierto es que la Administración autonómica ha estado en manos del PP hasta el 2005, al igual que en la mayoría de los consistorios, y sólo ahora se dispone de una visión realista de cómo están las cosas. ¿Qué cómo están? Sencillamente, es vergonzoso y, en algunos casos, el peligro para la salud de las personas es cierto y grave.
CON ANTERIORIDAD:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.