29 marzo 2007

11-M: La Iglesia paga a quien difama y siembra odio

Sobran eufemismos: Los propietarios de la Cadena de Ondas Populares Españolas (Cope) pagan a un difamador que siembra odios.
El conductor del programa La mañana de la Cope, Federico Jiménez Losantos, ha asegurado hoy que el ex jefe de la Policía Nacional durante el último gobierno del PP, Agustín Díaz de Mera, se ha negado a desvelar la fuente de una supuesta información porque el Ministerio de Interior «está en manos de una pandilla de gánsteres» que, según Jiménez, serían «capaces de acabar con la carrera y hasta con la vida de una fuente de información del PP».
[Las palabras entrecomilladas son textuales]
Jiménez, cuyos excesos son norma, ha insistido en que «todo lo que ha dicho el Gobierno es mentira» y que la actitud de Díaz de Mera constata que «las pruebas que recoge el sumario son falsas».
Y para rematar ha añadido: «Se sabe que la policía miente, que hay pruebas falsas y que se han borrado las pruebas verdaderas».
¿Esto es libertad de expresión? No. Sólo es, exactamente: basura que enloda la convivencia y siembra odios. Y esto es posible gracias al dinero de los obispos y porque el Estado lo consiente --incluido el poder judicial.
..
NOTA:   
Durante la vista oral del juicio por el atentado del 11-M, Díaz de Mera se ha negado a revelar la identidad del policía o político que --según él-- le informó de que alguien destruyó un informe que vinculaba a ETA con el atentado.  
La inmensa mayoría de testigos o reos que aluden a hipotéticos documentos o pruebas destruidas mienten, así lo demuestra la experiencia. Casos como el de Díaz de Mera son pan de cada día en los juzgados. En tanto no pruebe lo que dice, sus palabras sólo demuestran que el declarante alimenta la teoría de la conspiración
¿Qué dirán mañana los conspiranoicos?, ¿que el atentado fue financiado por los servicios de inteligencia de Marruecos, como ya ha insinuado algún iluminado?

3 comentarios:

  1. Hay varios reproches a Zapatero. No me molesta compartir con el PP varios de ellos, pero temo que la mayoría están relacionados con asuntos pendientes de la izquierda pura y dura. Por ejemplo, el proclamado (y legalmente constituido) Estado laico que todavía, incluso en manos "del peor presidente del Gobierno de la Historia de España", le brinda generosamente su teta a la Iglesia. Entre otras muchas cosas, para pagar la obscenidad que se le está pagando al grotesco y peligroso manipulador que cita. Mire, Félix: FJL es un tipo brillante e intelectualmente muy preparado que pone sus virtudes al servicio polìtico de la mentira. Un odio pestífero que ha calado divinamente en esos 59 millones de personas que salen cada sábado a la calle a gritar la primera barbaridad que se les viene a la cabeza, o que les dicta él, bien mediante de la sugestión o bien explícitamente, a grito pelado. Que todo eso esté pagado por la Iglesia es algo que deberia ser objeto de estudio por parte de observadores internacionales. Que el odio,la mentira y la manipulación falaz que está sembrando este muchacho tenga el católico respaldo de nuestros prelados, tela. Para salir corriendo. Yo ya me he cansado del malo inteligente y brillante. Prefiero a los que no hacen daño, aun en su inocencia o ingenuidad. Me cuido mucho de esos tipos que arrastran multitudes con la sensación de su verbo sólo para servir cualquier cosa que no sea la verdad. No lo escucho, y lo aborrezco con la serenidad con la que él no aborrece, y con el desprecio silencioso que él no guarda para con los demás.

    Un saludo, Fèlix.

    (Yo también he dado hoy con tu blog, a través de La Huella. He tenido una tarde tranquila y la he dedicado a hacer una excursiòn, con mochila y bocata. Con esto de las bitácoras, uno sabe dónde empieza pero nunca como acaba: lo mismo en un pàgina científica que en una porno. Afortunadamente, no me he salido de los márgenes y, como mala Caperucita, no le he hecho caso al Lobo)

    PD: A mí me ha parecido tan patética la comparecencia de Díaz de Mera, tan humillante, con su "desacato" y su balbuceo, que no puedo sino imaginar a su familia en la televisiòn, y en lugar de despertar mi enfado me despierta sólo una inmensa, humana ternura. Ya ve, soy un sentimental.

    PD2: Disculpe la extensión. Es excesiva: no se volverá a repetir.

    ResponderEliminar
  2. No tiene porque disculpare porla extensión. Además, su comentario es delo más interesante y, por ende, riguroso. Ya ve, la Blogosfera tiene sus momentos de placer, como el que para mi ha supuesto conocerle a usted y su bitácora.

    ResponderEliminar
  3. El problema que veo aquí es que una vez que se comienza a censurar no se sabe cuando parar. Son justamente estos casos el problema, uno censura aquí porque los comentarios y dichos son falsos y lleno de malicia y luego entra a jugar la interpretación y termina censurando la canción Aserejé por considerarla satánica.

    Pero sí ha de actuar el fiscal general, porque que exista la libertad de expresión no implica que uno pueda decir lo que se le ocurra sin hacerse responsable de sus dichos. Es decir, don FJL puede decir lo que se le ocurra sin embargo no ha de quejarse si lo juzgan y procesan por sus falacias.

    Respecto a la Iglesia, en unos 300 o 400 años dirá: "Lo que dijo FJL es anticristiano, por lo tanto, será despedido". Digo esto teniendo en cuenta que Galileo Galilei fue condenado por sus teorías en 1.633 y que recién en 1.992 el papa Juan Pablo II reconoce que este sabio fue condenado injustamente...

    Pero eso solo porque son infalibles.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.