07 junio 2007

Cuatro mil Mossos d'Esquadra "ofendidos"

Uno de cada tres mossos d'esquadra (la policía de la comunidad autónoma catalana) exige la dimisión del consejero de Interior de la Generalitat, Joan Saura (IC-IU) por «haber permitido el descrédito» del cuerpo --dicen-- tras la difusión de dos cintas de vídeo con imágenes de varios agentes maltratando (o dejando maltratar) a dos detenidos.
Los 4.000 mossos participantes en la acción gritaron reiteradamente la consigna «¡dignidad policial!»... ¡Justo lo que se echa en falta en los dos vídeos!
También insistieron en reclamar que la sociedad reconozca la labor que los mossos llevan a cabo. Sin embargo, en ningún momento se criticó a los cuatro agentes que golpearon a un detenido, ni a la agente que abofeteó a una extranjera arrestada.
En resumen, al descrédito causado por los cinco mossos que actuaron con violencia injustificada e incurrieron en un presunto delito, se suma el descrédito que supone reinterpretar los hechos, desviar atenciones, condenar políticamente a un miembro del Gobierno inventando el motivo y, para colmo, exigir ¡precisamente con base a ese episodio! el reconocimiento social.
Cabe admitir que la difusión de los vídeos es inoportuna y quizá de dudosa utilidad, pero la sustancia del problema está en dos flagrantes casos de abuso policial. Ahí y sólo ahí está el descrédito.
INFORMACIÓN puntual, en El país.
TEXTO RELACIONADO: "Els mossos i Amnistía Internacional", en la Bitàcola de Narcís Genís.

6 comentarios:

  1. escuché a uno de sus representantes sindicales en el programa de Nierga. Por más que ella le preguntaba si lo que se había visto en los vídeos era condenable, él se iba por las ramas y sólo hablaba de acoso al cuerpo policial. Vale, no son todos así, desde luego, pero no debe consentirse un solo caso, y deberían ser ellos quienes lo cuestionasen en primer lugar.

    es como en nuestra profesión, félix. deberíamos ser los primeros en denunciar la manipulación, en vez de soportarla! bicos.

    ResponderEliminar
  2. Es una indignidad doble como bien dices. Cuando se hacen públicas violaciones de derechos uno tiene que indignarse por que hayan sucedido, no porque se hayan publicado. Si yo fuese una mossa estaría indignada por como me afectan los videos y pediría investigaciones no dimisiones. Nadie tiene que dimitir, los que se hayan extralimitado en sus funciones tienen que ser castigados. Me averguenza ver a los sindicatos siguiendo o comandando el juego de la indignación. Es el mundo al revés.

    ResponderEliminar
  3. La "impunidad del mando",tanto en el caso de las Policías, como en el de cualquier tipo de funcionario con responsabilidad sobre el "prójimó"(jefecillos, burócratas, comisarios políticos...)es una "acción indecente e intolerable" que, en el caso de las policias locales, se intensifica por la falta de, digamos, "control de calidad" que nos lleva a tener una Policía (por muy nacida en la etapa democrática que sea)al estilo del GIL Marbellí.
    Los abusos de cualquier "depravado con mando" no solo son físicos y no solo se dan en Catalunya.
    Les invito a la lectura de un "post" de un Buen Amigo que refleja la actitud de la Policía Local de la "cutre y retrógrada" Cáceres, hace dos días:
    ¡lean y reflexionen!

    http://aldeamoretexiste.blogspot.com/2007/06/quiero-rodar-pelculas-sin-polis.html
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. El problema de determinados "cuerpos" es precisamente su elevado "corporativismo" (que suelen llamar compañerismo... ¡¡hay que joderse!!).

    De lo que conozco sobre algún cuerpo de seguridad puedo asegurar que suelen tener una especie de "mafia" que dirige el cotarro en una organización paralela a la oficial, pero con muchísimo más poder real que aquella... ¡y estos son los defensores y guardianes del cumplimiento de la ley!.

    Como decía el otro: "¡Apaga y vámonos!"

    ResponderEliminar
  5. Coincido en todo lo que escribes. El problema de los Mossos de veía venir desde que iniciaron su despliegue en la provincia de Gerona hace ya varios años. Los Mossos fueron creados siguiendo patrones tan poco recomendables como la policía israelí, además por cuestiones estrictamente políticas se dificultó todo lo que se pudo la incorporación de policías de otros cuerpos ( Nacional y Guardia Civil) privando de mucha experiencia a la nueva policía. En otro orden de cosas, José María Rodés, que fue el primer director de la escuela de Policía, impuso un modelo de polícia autoritario y desarraigado del territorio.Crasos errores que han estallado en toda su virulencia ahora.

    ResponderEliminar
  6. Publiqué un comentario basado en tu entrada, que te adjunto. ¡Buen trabajo!
    http://malablancayenbotella.blogspot.com/2007/06/cmo-ofender-un-mosso-descuadra.html

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.