13 octubre 2007

El Che fue un asesino disfrazado de mártir...

El 40º aniversario de la muerte de Ernesto Guevara, el Che, ha servido, entre otras cosas, pocas, para que se escribieran frases como esta:
«El Che perteneció a esa siniestra saga de héroes trágicos, presente aún en los movimientos terroristas de diverso cuño, desde los nacionalistas a los yihadistas, que pretenden disimular la condición del asesino bajo la del mártir».
O esta otra: «Sus proyectos y sus consignas no han dejado más que un reguero de fracaso y de muerte (…), sin contar los muchos países en los que, deseosos de seguir el ejemplo de este mito temerario, miles de jóvenes se lanzaron a la lunática aventura de crear a tiros al hombre nuevo».
Hay más: «Gracias a su desafío armado --reza en el mismo texto--, las dictaduras militares de derechas pudieron presentarse a sí mismas como un mal menor».
Y el autor remata su hazaña: «La figura de Ernesto Guevara representó una puesta al día del caudillismo latinoamericano».
El Che, ejecutado extrajudicialmente horas después de ser detenido y desarmado, intentaba organizar un movimiento insurgente contra la criminal dictadura militar boliviana... ¡en 1967! Cuarenta años después el autor de las frases arriba reproducidas realiza un profundo análisis (?), contextualiza perfectamente (?) los hechos de 1967 y los encaja con rigor histórico (?) en el presente de 2007...
En fin, el texto es impropio de un historiador o de un analista objetivos, entre otras cosas tanto o más importantes que la ausencia de rigor, porque el autor escribe con un objetivo político y acaso partidista concreto: desacreditar los significados políticos del Che con medias verdades, mentiras y acusaciones injuriosas. Para ello poco importan los hechos y nada decisiones como la de renunciar a formar parte de la élite castrista y con ello renunciar a la "comodidad" de vivir  para ser paria y rebelde en el Congo y luego en Bolivia, donde pereció.
¿Ha conseguido, amable lector/a, adivinar quién escribió las frases arriba entrecomilladas y dónde han sido publicadas? Pues resulta que la autoría es de la empresa editora de El país, rotativo calificado habitualmente de "progre" e incluso de izquierdista (?)
Si no se lo cree o le cuesta creerlo, pulse aquí y lea.

11 comentarios:

  1. interesante el analisis que haces del editorial de el pais. a un empate que el periodico intenta hacer y que resulta al menos equivocado, el che nunca fue un terrorista, aunque hay que reconocer que como ministro politico de la revolucion cubana practico el fusilamientio, pero en combate siempre peleo contra ejercitos regualres, no practivo el terrorismo contra civiles o mato civiles como actode intimidcion, no practico el secuestro para financiarse. se puede discutir si sus ideas son valdias o no, si el focquismo era una practica correcta, pero siento que hay una diferencia abismale ntre el che guerrillero y el terrorismo que muchas veces utiliza la figura del che sin tener la mas minima relacion una cosa con la otra

    ResponderEliminar
  2. Rodrigo,por lo que escribes, tengo la convicción de que opinamos prácticamente lomismo respecto del Che. Hay muchas hagiografías y muchas satanizaciones; en todo caso el valor de Guevara-rebelde permenece, en tanto que delvalor Guevara-ministro apenas nos acordamos ninguno. Lo que más me sorprendió del editorial de El País no fue el evidente deseo de su autor de arrumbar integralmente, sin paliativos, la figura del Che; lo que más me "molestó" fue el simplismo. Que un periódico serio difunda maniqueísmo disfrazado de rigor es preocupante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hace dos días contestó a ese editorial Francisco Fernández-Buey. Lo hizo indignado, implacable, y El País (quizá asumiendo implícitamente la salida de pista) le cedió la zona noble de las cartas al director: ésa que viene recuadrada.

    Me parece interesante que habléis de las circunstancias: sin ellas sería imposible un análisis objetivo. Neruda en su biografía hizo un retrato excelente del Che ministro: enjaulado en su despacho, vestido de militar, diciendo eso de "la guerra, la guerra, nadie quiere la guerra pero todo el mundo va a ella". El poeta dice de él que era un hombre que necesitaba estar continuamente en lucha. Su espíritu, y aquello que representó, no hace daño a nadie: en cierto modo, es casi imprescindible identificarse con él cuando uno se despierta en la vida. Además, murió joven: no sabremos nunca si acabaría amordazando la libertad de expresiòn y encerrando homosexuales. A mí me gusta pensar que no.

    Su imagen es hoy usada con profusión, y provoca rarezas. En una manifestaciòn antitaurina vi ya a más de uno luciendo ese rostro fieramente humano, desconociendo quizás su paso por Las Ventas, vestido de guerrillero y armado con un puro, en los años más duros del franquismo. Lo que no deja de tener su guasa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Si mal no recuerdo Amnistía Internacional al principio no pudo trabajar sobre el preso Nelson Mandela por ser considerado "un preso terrorista". Luego la historia y la realidad van definiendo las cosas. Y a nadie se le ocurre mezclar agua y aceite en el mismo plato.
    En el caso del Che es lo mismo, el momento y la situación vista desde hoy, desde el despacho de una redacción de un periodista simple, muy simple.
    Pero al País tampoco se le puede pedir más, a mí no me extraña.

    No soy devota del Che, pero la estupidez del artículo me parece mezquina y salto....

    ResponderEliminar
  5. Pues hoy el defensor del lector ha venido a decir que de analizar la figura del Che se tienen que encargar los historiadores (lo hubieran pensado antes de escribir la editorial) y finalmente cierra con algo así como que en el pequeño espacio de una pagina de periódico no podían explicar todo.

    ResponderEliminar
  6. Simplismo reduccionista puro y duro. Para escribir ese presunto Editorial mejor no haber hecho nada. La forma que tiene el texto de trivializarlo todo me parece impropia de un periódico que se proclama serio.

    Últimamente esta publicación está dando serias muestras de degeneración en sus células neuronales y una más es esta redacción que bien podría ser de un adolescente de Bachillerato.

    No voy a decir que Ernesto Guevara jamás matara a nadie porque sería falta a la verdad y al rigor histórico. También sería mentir decir que George W. Bush ha asesinado a miles de Irakies, pero en el fondo no es tan errónea tal afirmación, e históricamente es tanto o más demostrable que la anterior aseveración.

    Ninguna muerte es justificable, pero ello no obsta para que los pueblos oprimidos intenten vivir en libertad.

    Ernesto Guevara fué un hombre libre que siempre creyó firmemente en que su causa era justa y cuando vio extraños movimientos en la Cuba de Castro decidió poner tierra por medio, fuera donde fuera que su apoyo se necesitara.

    Me he liado y me he ido colateralmente, pero creo que se me entiende ¿no?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. El comentario ha servido para analizar el editorial de un periódico importante en España como otros tantos, pero lo más importante de este post es que nos ayuda a cuestionar una opinión vertida en un medio informativo potente. Lo más importante es que se analice la figura del Che Guevara y dudemos de un medio informativo consolidado en un país democrático. Bueno, el post me ha ayuda a pensar, a profundizar sobre la actualidad.

    ResponderEliminar
  8. Existe una diferencia enorme entre "guerrillero" y "terrorista". Los guerrilleros intentan alcanzar el poder en un territorio determinado a través del enfrentamiento armado con quienes detentan ese poder. Desde este punto de vista y en sus orígenes hasta George Washington fue un guerrillero.

    Un terrorista es quien, a través de actos de violencia indiscriminados, procura que la gente pierda la confianza en la fuerza del estado, al mismo tiempo que procura que el estado coharte las libertades en procura de su destrucción. De esta forma generaría el ambiente propicio para una rebelión armada y esta forma de terrorismo fue utilizada por los israelíes en sus principios contra los representantes de la corona británica encargados de administrar el territorio palestino, si mal no recuerdo. Otra forma de terrorismo es la que busca llamar la atención acerca de un hecho o problema que no alcanza la suficiente difusión, en el caso de la O.L.P. era una forma de poner en los diarios la situación palestino-israelí.

    Una simbiosis entre estas formas de terrorismo es la del Yihad, que busca lesionar la idea de seguridad entre los infieles al tiempo que busca que la opinión pública de los países que, según ellos, oprimen a su pueblo exijan el cese de toda influencia sobre ellos (espero haber expresado bien la idea pero es que a veces me pierdo, será el riego, digo yo).

    Comparar al Che Guevara con la Yihad o la ETA es como comparar higos con calamares y eso es algo que un periodista con apenas formación debería haber sabido. Es decir que lo expresado por este diario no solo es erróneo, sino que es deliberadamente erróneo, tan erróneo como lo fue mostrar por la pantalla de la T.V. americana restos de una fábrica de abono o unos cilindros desperdigados diciendo que formaban parte de la infraestructura iraquí para la fabricación de esas armas de destrucción masivas que aún estamos esperando.

    Ver, acerca de ese último punto:

    http://im-pulso.blogspot.com/2007/09/greenspan-y-los-falsos-referentes-ticos.html
    http://www.comfia.info/noticias/37172.html

    ResponderEliminar
  9. la diferencia entre el che y otros asesinos, es que por la derecha se llaman crimen a la eliminación de individuos que piensan distintos, y por la izquierda ajusticiar.

    ResponderEliminar
  10. antes de hablar sobre el Che lean sin prejuicio sus pensamientos y declaraciones hacaia quienes no pensaban como él. después hablaremos de libertad, justicia, fraternidad e igaualdad para todos. el respeto se merece no se impone.

    ResponderEliminar
  11. Antes de juzgar al indivuduo hay que "juzgar" a la sociedad en la que se cría o a la que se enfrenta ese individuo.
    Intelectualmente, es más fácil y "rentable" condenar a una persona que admitir que hay ámbitos en los que la "mierda" es tanta que ya no deja espacio a que las peresonas sean personas y actúen como tales.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.