14 noviembre 2011

Rubalcaba no tiene prácticamente ninguna posibilidad de evitar la mayoría absoluta del PP

Reproduzco un par de párrafos de un post de ImP que data de noviembre del 2007, escrito unos meses antes de que en la primavera de 2008 el PSOE de Rodríguez Zapatero obtuviera la mayoría relativa de la que ha dispuesto hasta ahora:
«Los enemigos del PSOE ante los comicios generales de la primavera del 2008 son, básicamente, dos: los dirigentes y militantes del PSOE sector derechista que asustan al electorado de izquierda (incluidos los votantes de centro-izquierda), y la abstención.
«Esas dos enfermedades electorales del PSOE --que son constantes desde 1977-- son menos graves en este ocasión gracias al PP, pues el triunvirato Rajoy-Acebes-Zaplana se ha desplazado tanto y tanto a la derecha (incluso tiene ramalazos patrioteros pseudofascistas) que bien poco deberá esforzarse ideológicamente el equipo de Rodríguez Zapatero para evitar la abstención de parte del electorado de centro-izquierda».
Ahora, frente a los comicios del próximo domingo, los miembros del sector más derechista del PSOE --así como joyas políticas estilo Leire Pajín-- parecen haber comprendido que calladitos están más guapos; pero la sombra política de Rodríguez Zapatero tiene efectos más desmovilizadores que las declaraciones conservadoras de los José Bono, Francisco Vázquez y demás social-católicos.  
En paralelo, los silencios de Rajoy con relación a ciertos asuntos están contrarrestando con notable éxito las andanadas patrioteras y ultraderechistas de los miembros de la triple A
En paralelo, la abstención será uno de los efectos que más daño puede hacer a la candidatura de Pérez Rubalacaba, pues numerosos votantes del PSOE tendrán dificultades para seguir confiando en un partido que ha asumido prácticamente todas las demandas de los mercados.   
Es evidente que no hacen falta encuestas para concluir que, salvo sorpresa mayúscula, la victoria del PP está cantada y la debacle del PSOE --que obtenga menos de 120 diputados-- es probable.
La única posibilidad de que la izquierda amortigüe la caída del PSOE radica en que los frustrados votantes del PSOE den su papeleta a Izquierda Unida (IU, o Compromís, ICV y EU) o a los nacionalistas de izquierda de Catalunya (ERC), Galicia (BNG) y Euskadi (Amaiur). 

1 comentario:

  1. Yo no creo que el PSOE pueda salvarse de la catástrofe y lo lamento. Cierto es que se trata, como el PP, de un partido neoliberal y una implacable máquina para la acumulación de poder; pero no tiene, al menos por ahora, el carácter de matón de taberna que exhibe el PP en casi todas sus manifestaciones. Incluso ahora, cuando la victoria está cantada, no son capaces de la menor altura de miras.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.