25 diciembre 2011

La ocupación de Irak se salda con el triunfo de la industria petrolera

EE UU y sus aliados han logrado su objetivo: controlar las reservas de hidrocarburos
..
Esta semana, exactamente el pasado martes, la Casa Blanca organizó una ceremonia en la base aérea de Andrews (Maryland) para escenificar el fin de la guerra de Irak; mejor dicho, la retirada de las tropas de EE UU.
El comandante en jefe de las fuerzas expedicionarias en Irak, el general Lloyd Austin, tomó la palabra y dijo: «Lo que nuestras tropas han logrado en Irak durante los últimos casi nueve años es realmente notable. Junto a nuestros socios de la coalición, acabaron con un dictador brutal y dieron al pueblo iraquí su libertad»... ¿?
Inmediatamente, la izquierda europea [digo la izquierda, no los socialdemócratas] salió al paso para criticar esas y otras declaraciones, afirmando que Occidente se retira de Irak con el rabo entre las piernas (¿?) porque la insurgencia sigue activa y el país está destrozado.
La izquierda se equivoca. EE UU y sus aliados han triunfado económicamente porque han logrado el único objetivo que realmente les importaba: los grandes consorcios petroleros de Occidente vuelven a controlar las reservas de hidrocarburos existentes en la antigua Mesopotamia.
Esa era la finalidad, no otra; luego, han vencido. Que el país esté destrozado les importa tangencialmente, sólo por cuestiones de estabilidad social y equilibrios geopolíticos, y les importa bien poco si el Gobierno iraquí controla a los milicianos chiítas o logra abortar el proyecto de crear un ejército autóctono en el Kurdistán iraquí.
..
Miles de mercenarios protegen los campos
de extracción y su logística
Los pozos y las instalaciones petrolíferas, en su mayoría ya operativas, están custodiadas por varias decenas de miles de mercenarios y por lo más granado del ejército iraquí, que en este aspecto concreto sí funciona adecuadamente.
Los enfrentamientos entre chiíes, kurdos, suníes y los cada vez más numerosos fundamentalistas que simpatizan con Al Qaeda son pugnas que a las potencias occidentales se les antoja ajenas.
EE UU y sus aliados fueron a restituir el estatus petrolero que Sadam Huseín había alterado. Lo demás: las armas de destrucción masiva que no existían, la instauración de un sistema democrático, poner fin al genocidio kurdo, acabar con la discriminación de los chiíes, etcétera y etcétera, sólo fueron argumentos de cara a la galería. 
No nos engañemos: EE UU y sus aliados han triunfado. 
En julio de 2006, el Gobierno iraquí, por boca de su primer ministro Nuri Al-Maliki, ya anunció ante el Congreso de EE UU la ley de liberalización económica mediante la que Irak ha subastado los derechos de explotación de las riquezas naturales del país: una de las tres mayores reservas de petróleo conocidas.
Las grandes compañías petroleras de Occidente ya están operando en territorio iraquí tras haber obtenido permisos de explotación que les permiten controlar las extracciones de hidrocarburos durante los próximos veinte años y en algunos casos, treinta.
La izquierda europea se ha equivocado: EE UU y sus aliados han logrado lo que se proponían, han triunfado económicamente. Otra cosa es cuánto durará la precaria estabilidad socio-política iraquí.

2 comentarios:

  1. Este mundo es una farsa se mire por donde se mire....España incluída. Supongo que al final es mejor vivir en la mentira porque la verdad de las cosas desoncierta, desorienta, interpela, angustia, descorazona......indigna.....genera impotencia, fustracion, y deseos de cambio real que a los "poderosos" no interesa. Y el gran debate: ¿es posible cambiar las cosas solo por medio de la palabra?¿Conducen las formas violentas a algo? La historia está llena de ejemplos para todos los gustos.Me inclino por la paz. Pero soy pesimista. Lo de Irak es un ejemplo.En esas peliculas siempre ganan los malos..........

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.