24 octubre 2007

El caudillo Aznar cierra "su" España

José María Aznar López, líder del sector que controla el aparato electoral [partido] de los conservadores, ha puesto en el mercado su libro Cartas a un joven español.
Con relación al contenido de este libro, hay cinco detalles que a mi juicio merecen especial atención porque ilustran con nitidez la ideología, la moral y la mentalidad del autor:
..
1. Sobre los éxitos económicos de sus gobiernos
Dice: La tasa de paro era del 24 %. Entre los jóvenes, esa misma tasa de paro llegaba nada menos que al 50 %. La de las mujeres era del 35 %. Todo muy "social". Más bien, muy socialista.
Aznar ¡interpreta! los hechos a su gusto para atribuirse el bum macroeconómico [o financiero] y la creación de empleo [¡prácticamente todo precario!] derivado de la bonanza económica internacional de la que su gobierno se ha beneficiado, bonanza iniciada en 1992-93 y que todavía hoy es perceptible, si bien empieza a flaquear porque es virtual [cosa habitual debido a los flujos y reflujos que caracterizan al capitalismo].
Además, ese crecimiento de las cifras, ¡que no desarrollo!, no se vivió sólo en España ni gracias al PP, ni ahora cambia el ciclo sólo en España ni por culpa del actual gobierno.
Además, los gobiernos del PP nada hicieron para aprovechar ese escenario benigno; al contrario, privatizaron bienes y empresas públicas y desregularon la actividad económica. De hecho, durante las legislaturas con mayorías relativa y absoluta del PP el gasto social de los presupuestos descendió y no ha vuelto a recuperar el pulso hasta que el PP perdió la mayoría.
..
2. Sobre el nacionalismo
Dice Aznar en su libro: El nacionalismo simplifica y reduce la acción a una dimensión única, la defensa de la nación (...) El nacionalismo ha sido uno de los peores enemigos del pluralismo (...) es alérgico, cuando no contrario, al pluralismo (...) una trampa en la que no hay que caer.
Sin embargo, el nacionalismo español de los aznar es el más agresivo y esterilizador de los nacionalismos que hoy existen en las Españas: el del PP es un nacionalismo excluyente, extraordinariamente agresivo y mina la posibilidad de que las distintas naciones de las Españas convivan en el territorio de un mismo Estado.
..
3. Sobre la lucha contraterrorista
Sigue Aznar: Hay que ser optimistas, como lo fuimos en 1996 con el terrorismo de la banda ETA. Nadie pensaba entonces que fuera posible romper el espinazo de la banda mafiosa y terrorista y, en 2004, estaba ya prácticamente muerta (...) Por suerte, hasta 2004 las cosas se hicieron bien y espero que el apaciguamiento no nos haya hecho retroceder demasiado.
ETA nunca ha estado muerta como organización [políticamente está muerta desde hace años]. Ciertamente, las medidas represivas dañaron y dañan su capacidad de maniobra, pero al mismo tiempo y de forma proporcional la actitud anti-galleguista, anti-catalanista y anti-vasquista del españolismo es el principal alimento de los independentistas, incluidos los que propugnan el uso de la violencia,
Más claro: el nacionalismo uniformador de los aznar hace ganar adeptos a todos los independentistas; por cierto, ser independentista no es delito, sino una opción legítima en democracia.
..
4. Sobre la enseñanza pública
Dice Aznar: Lo que se ha puesto en marcha [refiriéndose a Educación para la Ciudadanía] es algo que no tiene nada que ver con la transmisión del saber, y sí con una voluntad (...) de adoctrinamiento nueva en los países democráticos (...) La escuela tiene que infundir en los alumnos el respeto a los valores cívicos (...) pero eso no quiere decir inculcarles una ideología.
Antes de enunciar su tesis, Aznar debería aclarar cuáles son sus valores cívicos. ¿Es un valor cívico mentir para ir a la guerra?...
Dejando de lado cuestiones concretas, es obligado subrayar que los valores cívicos objetivos o naturales no existen. Aznar es nacional-católico y defiende, al igual que el autoritario y medieval Estado del Vaticano, que todo valor ético o moral ajeno a su concepción del mundo es deleznable y perseguible.
Para los aznar, los humanos que no piensan como ellos están equivocados y deben ser sojuzgados o re-educados [..III Reich, Corea del Norte, jemeres rojos, etcétera].
Aznar miente al afirmar que Educación para la Ciudadanía es una asignatura nueva en Occidente, España es uno de los pocos países de la Unión Europea (UE) que todavía no ha traspuesto a sus programas de enseñanza la directiva de la UE que insta a promover entre los escolares la tolerancia y el respeto al Estado de Derecho.
¿Qué entiende Aznar por educar?, ¿acaso defiende aberraciones como las que financia el gobierno autonómico de Esperanza Aguirre al pagar viajes educativos a Suazilandia?
..
5. Sobre la familia
Aznar dice: No me parece correcto que se le dé el carácter de matrimonio a una unión que no sea entre un hombre y una mujer. Es algo respetable, pero no forma un matrimonio. Ni equivalente, ni alternativo (..) No sé, y creo que nadie lo sabe, qué pasará cuando un niño o una niña no puedan llamar padre ni madre a quienes se dicen sus progenitores pero que en muchos casos no lo van a ser. No sé si se están anteponiendo los sueños de los adultos a los derechos, esta vez muy reales, de los niños.
Atendiendo a su acepción etimológica, se puede abrir el debate sobre la oportunidad de utilizar la palabra matrimonio para los emparejamientos entre homosexuales. Pero Aznar y el PP apelan a ese tecnicismo lingüístico como trampolín para juzgar y condenar por inmoral que dos personas del mismo sexo legalicen su convivencia.
El concepto de familia que sacralizan Aznar, la Iglesia Católica y parte de la judicatura española es sectario, pues prescinde de que la familia la forman y la regulan quienes forman parte de ella. Nadie más. Ni siquiera los católicos --tampoco los fundamentalistas de esa fe-- tienen un solo modelo de familia.
La ley ampara y regula derechos y obligaciones, y en un Estado de Derecho democrático las leyes no deben sustentar prejuicios éticos o morales referidos a la vida privada de los individuos. Esto es criterio fundamental en Derecho y el letrado Aznar lo sabe... o debería saberlo.

6 comentarios:

  1. Supongo que creer en un libro escrito por un político que ha ocupado un cargo público es peor que creer en sus promesas electorales porque ya tenemos una cabal muestra de que no le hace asco al mentir.

    Aznar metio a España en una guerra de origen poco menos que oscuro, una guerra de "venganza" (alguien tenía que pagar las torres) y de interés comercial (y esto lo dice Greenspan, que no yo) y no una guerra de justicia.

    Luego, si alguien encende la televisión (cosa que hace más de tres meses no hago) puede ver a Rajoy y adlátares hacer la oposición más irresponsable posible, una oposición destinada, pura y exclusivamente, a tildar al presidente español de socio del terrorismo, entre otras cosas.

    Supongo que lo único que puede escribir Aznar es un mea culpa.

    Por otra parte, recuerdo que él sufrió un atentado terrorista del que salió físicamente ileso (a la luz de sus dichos habría que asegurarse que mentalmente tampoco sufrió daños) y muchos dicen que ese atentado pesó a la hora de los votos (hablo por boca de terceros, recuerdo el atentado pero no la ocasión en la cual ocurrió), al mismo tiempo su ETA-manía, según los entendidos, sumó votos luego del 11M al PSOE.

    Zapatero es un mal presidente, estamos de acuerdo, desafío a quien sea a mostrarme un buen presidente en los últimos 50 años, ni lo intente, no existió. En ningún país del mundo. Pero de ahí a pensar que es el diablo, coño, es ir demasiado lejos.

    Por otra parte y por lo que he leído y sé, quien inició una política de ocultamiento de pruebas y tergiversasión del atentado del 11M fue el PP, no el PSOE que en aquel entonces no era gobierno.

    Creo que los presidentes, como ya lo dije una vez, olvidan que son mandatarios y no mandantes. Ellos reciben un mandato del pueblo, deben escucharlo, atenderlo, hacer aquello que defienda sus intereses y no aquello que lastime a estos. La mayor parte de España estaba en contra de su participación en una guerra, Aznar desoyó la opinión popular, de sus mandantes, conclusión, Aznar no ha sido un buen mandatario.

    Y su libro, pues, que las librerías lo pongan en la sección de Ficción, que es donde merece.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hablando de todo un poco ¿Quien tomó esa foto en la cual se ve a Aznar dando una conferencia mientras que la estatua que está detrás se tapa la cara como diciendo "por dios, las gilipolleces que dice este tipo"?.

    Palabra, propongo para el Pulitzer al autor.

    Y otra cosa más, que me quedó en el tintero, respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo.

    Una palabra es eso, una palabra. El matrimonio civil entre personas del mismo sexo tiene como objetivo defender los derechos de ambos miembros de una pareja, recuerdo el caso de un homosexual que al morir su pareja quedó en la calle pese a los años de vivir juntos, esto no es lógico.

    Por otra parte la Iglesia Católica no tiene derecho a quejarse como lo hace, tendría ese derecho sí y solo si el estado le obligase a celebrar este rito entre homosexuales, cosa que no ha sucedido ni creo que suceda.

    Aznar puede dar su opinión, por supuesto, pero sin olvidar que la Organización Mundial de la Salud considera que la homosexualidad NO es una enfermedad, que las personas tienen derechos, y que esos derechos son inalienables. El reconocimiento por parte del estado a que los homosexuales puedan formar una pareja desde el punto de vista legal era algo largamente esperado por parte de estos, y también por muchos que sin ser homosexuales han visto como aquellos parientes que negaban hasta el saludo a un homosexual por considerarlo algo malo, enfermo, socialmente negativo, a su muerte se abalanzaban sobre sus bienes ara repartírselos, mientras que aquel que le había acompañado durante años y hecho feliz quedaba absolutamente relegado y sin defensa legal.

    Un abrazo (de nuevo).

    ResponderEliminar
  3. Felix, se puede decir mas alto pero no mas claro. Estaba pensando en hacer un post sobre lo que este personaje ha escrito y he visto tu magnifico post. ¿me permites que lo ponga en mi blog? Te sigo a diario y me parece que el trabajo que haces es genial.
    Un saludo.
    Jordi.

    ResponderEliminar
  4. A Jordi Guzmán, naturalmente que puedes repriducir total o parcialmente el texto (aquí no valen los personalismos de la SGAE). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien escrito. En términos generales estoy de acuerdo con todo (que coño plenamente de acuerdo contigo).
    Ya no se acuerda de cuando hablaba catalán en la intimidad.
    Pd. espero que se sepa algún día toda la verdad sobre las privatizaciones

    ResponderEliminar
  6. Apúntate un tanto, Félix. Así ya no tendré que leer el libro para enterarme de las gilipolleces que piensan hacer en España si ganan ellos las próximas elecciones generales. ¡¡Glups!! Dios nos coja confesados, como dicen por ahí.

    Por cierto, yo pensé lo mismo de la fotografía. La frase era un poco más fuerte, pero la idea de fondo es la misma. ¡Viva el fotógrafo! Mejor imposible.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.