07 diciembre 2011

Justo ahora, con Urdangarín en capilla, dicen que la plantilla de la familia real sufrirá un ERE

Según un despacho de la agencia Europa Press, la Casa Real estudia desde hace tiempo [sin embargo, la existencia de este proyecto ha trascendido justo ahora, con Ignacio Urdangarín Liebaert a punto, salvo sorpresa, de ser imputado en uno o más delitos] limitar la calidad de miembros de la familia real a seis personas: el rey, la reina, los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz más sus hijas Leonor y Sofía, por ser los únicos que perciben un salario público y porque los cuatro últimos ocupan los primeros puestos en el orden de sucesión a la jefatura del Estado --Letizia Ortiz sería reina regente si sus hijas fueran menores de edad y previamente hubieran fallecido el rey y su heredero, Felipe de Borbón.
En la actualidad, son oficialmente miembros de la familia real el monarca y su esposa, los príncipes de Asturias, las infantas Elena y Cristina, el marido de la segunda, Ignacio Urdangarin, más los hijos e hijas de ambas; así consta en la página web de la Casa Real [Jaime Rafael Ramos María de Marichalar y Sáenz de Tejada perdió esa condición a consecuencia de divorciarse de la hija mayor del rey].
De entrada, todo indica que la Casa Real necesita contratar asesores de comunicación más avezados, pues resulta grotesco que justo ahora --con Urdangarín a punto de ser imputado-- trascienda el ¿viejo? proyecto de adelgazar a la familia real.
Tan llamativa coincidencia mueve a pensar que la finalidad es desembarazarse del sospechoso.
En otro tiempo, dos de los criterios básicos de las familias reinantes eran la discreción y, como complemento, el silencio --esto último, no decir ni pío, era y es la táctica más efectiva de quienes aplican el dicho quien resiste gana.
Además de actuar con extrema discreción y silencio, los monarcas clásicos, lejos de ponerse nerviosos y de reaccionar en caliente, superaban con nobiliaria lejanía y frialdad las puyas y el desapego del pueblo llano, de la burguesía, de los nobles descastados e incluso de la jerarquía eclesiástica [actualmente el papel de "moralista público" que antaño ejerció la curia lo ejercen en gran medida los columnistas y tertulianos de los "grandes medios serios"].
NOTA para lectores no españoles: ERE = expediente de regulación de empleo.
..
DE INTERÉS:
* "¿Por qué te callas ahora?, le pregunta un coronel del Ejército al rey", en Canarias Semanal, 
* "Hace cuatro años anuncié lo de Urdangarín", por Iñaki Anasagasti, en Diario Crítico, y 
* Gráfico de El país que resume la trama en la que aparece Urdangarín Liebaert:

ACTUALIZACIÓN (8 diciembre 2011):
Bajo el epígrafe Comunicado del Rey, el departamento de comunicación de la Casa Real ha emitido una nota que desmentiría el proyecto de reducir el número de miembros de la familia real. El comunicado dice, textualmente:
«Ante la publicación y difusión en los días de ayer y hoy de informaciones referidas a la Familia Real, su composición y funciones, es imprescindible efectuar las siguientes aclaraciones:
1. La composición de la Familia Real española viene definida en el Real Decreto 2917/1981, de 27 de noviembre, por el que se establece el Registro Civil de la Familia Real.
2. Las informaciones y comentarios que, desde esta Unidad, se efectuaron a algunos medios sobre número de actividades oficiales realizadas en los últimos años por los diferentes componentes de la Familia Real, nada tienen que ver con su pertenencia a la misma.
3. La Unidad de Relaciones con los Medios de Comunicación lamenta profundamente haber contribuido a que algunos medios hayan recogido de forma equívoca o errónea este tema.
Palacio de La Zarzuela.
Madrid, 8 de diciembre de 2011». 
..  
3ª ACTUALIZACIÓN (29 diciembre 2011):
"El  juez levanta el secreto e imputa a Iñaki Urdangarín", en El país.
..  
CON POSTERIORIDAD:
"Los criterios económicos de Urdangarín no eran nuevos ni desconocidos por la Casa Real".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.