09 octubre 2009

El gobernador del Banco de España "vive" en la estratosfera

El gobernador del Banco de España sigue empeñado en asumir funciones y liderar iniciativas que son ajenas a su cargo. Más fácil: Fernández Ordóñez hace política partidista y lo que es más grave, sólo defiende los intereses de una clase social (la pudiente, por descontado).
Su más reciente arrebato clasista le ha llevado a insistir en que el futuro de la economía española pasa por precarizar todavía más el trabajo, desproteger todavía más a los asalariados y, con ellos y de rebote, a los trabajadores autónomos.
La insistencia en asuntos como el abaratamiento del despido es significativa porque desde hace una década nueve de cada diez contrataciones son en precario (contratos temporales, por obra o a tiempo parcial).
Lo que pretenden los predicadores de la desregulación y de las reformas ultraliberales es, de entrada, irresponsabilizar todavía más al empresariado y, en paralelo, incrementar la capacidad de acumular riqueza de los depredadores económicos.
La visión general que tiene Fernández Ordóñez de la economía es propia de un tuerto o de un político ultraconservador. La realidad cotidiana --también la de la economía-- y su evolución en el tiempo es radicalmente distinta a la que intenta vender el gobernador del Banco de España.
..
La realidad que intentan ocultar
«Según las cifras de Eurostat (oficina de estadística de la Unión Europea), publicadas en el último informe del Observatorio Social de España (La Situación Social en España, volumen III), España es el país más desigual de la Unión Europea. Mírese como se mire, los datos hablan por sí mismos. El coeficiente Gini (que mide el grado de desigualdad de un país) es el más alto de la UE y la distancia en el nivel de renta entre el 20 % de la población de renta superior (que incluye la burguesía, la pequeña burguesía y las clases medias de renta alta) y el 20 % de la población de renta inferior (la mayoría de clase trabajadora no cualificada) es la más elevada de la UE.
«Las diferencias en la calidad de vida entre las clases sociales son también las más acentuadas de la UE. En indicadores que reflejan tal calidad, como son las cifras de mortalidad, las diferencias son enormes. Un burgués en España vive casi dos años más que un pequeño burgués, que vive casi dos años más que una persona de clase media de renta media alta, que vive dos años más que una persona de clase trabajadora cualificada, que vive dos años más que una persona de clase trabajadora no cualificada, que vive dos años más que una persona de clase trabajadora no cualificada con más de cinco años en el paro. La distancia en años de vida entre el último y el primero es de diez años (repito, no diez días, o diez meses, sino diez años). El promedio de la UE son siete».
[Los dos párrafos precedentes, entrecomillados, forman parte del artículo "Desigualdades sociales en España", del profesor Vicenç Navarro]
Luego, ¿de qué habla Fernández Ordóñez?, ¿habla de economía?, ¿trata realmente de diseñar un futuro económico racional y sostenible?... Si el gobernador del Banco de España hablara de Economía (con mayúscula inicial) sería más científico y menos clasista. Defender prebendas que enlodan y amenazan con reventar la convivencia es propio de irresponsables, o de gentes a las que nada importa el futuro de la colectividad.
¿Qué creen los fernández ordóñez que ocurrirá si este país sigue deslizándose por el tobogán de las desigualdades y de los enriquecimientos desmesurados que carecen de base económica real y que, por ende, alimentan el descontento de la población?

3 comentarios:

  1. LA verdad es que el cargo de gobernador del banco deespaña parece estar maldito porque, en más de una ocasión los he visto y oído actuar de forma partidista y sospechosa (sobre todo a Mariano Rubio, claro).

    ResponderEliminar
  2. Lástima no poder enseñar a estos señores lo que es vivir con mil euros al mes y siempre pensando en que, el día menos pensado, te largan a la calle...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. A NANNY,
    Aunque parezca increíble, hay personas --las de las clases de renta alta-- que jamás han tenido ocasión de sentir pesonalmente nada que les oriente a la hora de analizar la realidad social.
    En todo caso, eso no les justifica, pro al mismo tiempo también ridiculiza a los ciudadanos de rentas bajas que votan --directa o indirectamente-- a favor de políticas elitistas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.