22 junio 2007

El Consejo Europeo cose con aguja de marear

El Consejo Europeo (cumbre de jefes de Estado y de gobierno) iniciado ayer en Bruselas es un teatro. En teoría debaten sobre la mal llamada Constitución Europea, pero el asunto es más extenso, pues la construcción europea está paralizada.
Todos los asistentes sabían de antemano que los gemelos Kaczynski [Lech y Jaroslaw, hijos de la Polonia de Walesa] seguirían intentando convertir sus traumas históricos (las agresiones rusas y soviéticas sufridas durante siglos), sus desconfianzas propias de adolescentes (ven conjuras antipolacas en cada esquina) y sus apuros económicos (¡paguen ustedes el gas que nosotros necesitamos!) en un problema continental.
Todos sabían que el Gobierno británico (da igual que sea socialdemócrata que conservador) seguiría fiel a la tradición ultranacionalista victoriana y se negaría a compartir criterios políticos de calado social o de orden geopolítico con el resto de países comunitarios.
Luego, si lo sabían, ¿a qué obedece que los dirigentes francés, alemán o español se muestren sorprendidos? Hay dos razones de peso, ¡o más!... Para empezar, la Unión Europea está debilitada y sin público, por lo que está obligada a dar la impresión de que aquí no pasa nada. Y lo que es más importante, hay un profundo temor a abrir la puerta a las cooperaciones reforzadas.
..
Miedo a las cooperaciones reforzadas
¿En que consiste eso de las cooperaciones reforzadas? Consiste en que dos, tres o más Estados socios alcancen acuerdos que profundicen en una política determinada, por ejemplo en la fiscal, y acuerden aplicar en sus territorios determinadas normas y leyes comunes para, por ejemplo, prohibir cierto tipo de transacciones o permitir ciertas exenciones o cargas impositivas. Las leyes comunitarias permiten las cooperaciones reforzadas.
De hecho, el convenio Schengen por el que la mayoría de países socios ha suprimido el pasaporte como requisito para que sus ciudadanos prescindan de las fronteras es un caso de cooperación reforzada.
Gran Bretaña, que por descontado no ha suscrito el acuerdo Schengen ni ha asumido la moneda única, teme las cooperaciones reforzadas y, a mayores, tiene pánico a molestar a su mejor aliado, EE UU, donde la competencia del euro como moneda refugio levanta ampollas.
..
Hay un muro virtual y otro real
En fin, el muro que impide avanzar en la construcción europea no lo han levantado los gemelos polacos, ni los nietos de la estirada reina Victoria. El muro es timidez política --por no decir cobardía-- y ha sido levantado a propósito, no sea que las grandes corporaciones industriales y financieras tosan si se rompe esta amalgama de contradicciones que favorece la desregulación y la posibilidad de habilitar soluciones específicas para cada cuestión que plantean (inversiones, deslocalizaciones, monopolios solapados, subvenciones, concursos, proyectos financiados con dinero público…)
¿Se imagina usted una comunidad que armoniza criterios fiscales y urbanísticos, normas industriales y químicas, especificaciones farmacéuticas y alimentarias, condiciones hospitalarias y servicios sociales, pensiones e indemnizaciones por accidente, medidas anticontaminación y de protección de la naturaleza, reglamentos de…?
Los hermanos Kaczynski se han ganado a pulso que la Unión aplique las medidas cautelares y de protección comunitaria previstas, pero son más útiles dando el espectáculo y así, entre otras cosas, nadie se acuerda de las cooperaciones reforzadas... ¿A quién no interesan?  
Hay más detalles y todo es más complejo de lo que parece.
CON ANTERIORIDAD, en ImP: 
"El Gobierno polaco corroe la credibiliad de la UE", 
"Proponen nombrar a Jesucristo rey de Polonia", 
"El Gobierno polaco daña la economía de la UE", 
"El ejemplo polaco toca techo y se desploma", y
"¿Qué hacer ante el inevitable declive del dólar?".
INFORMACIÓN OFICIAL de la cumbre en la ePágina de la PRESIDENCIA DE LA UE, versiones completas en alemán, francés e inglés.

3 comentarios:

  1. En casos así, yo recuperaría aquel concepto de la "Europa de las dos velocidades", de modo que quien quiera seguirme, que me siga. Va al hilo con lo de las cooperaciones forzadas de que hablas. En cuanto a Polonia, la actitud de sus gobernantes es mezquina y vomitiva, y en cuento a Gran Bretaña habría que permitirle que se quedase al margen de la UE. Ya veríamos...
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
  2. Comentar los vericuetos que debe recorrer las naciones europeas para hacer Europa estando ante una autoridad en la materia como tu, me parese una osadía,pero sí quería expresar mis sensaciones. Me parece que Europa ha llegado a un punto en que cada nación procura defender sus intereses, como un quedar bien ante sus ciudadanos a corto plazo, la visión de futuro no existe. Por eso Europa se seguirá construyendo pero a una velocidad más lenta y hasta es muy posible que volvamos a oir la posibilidad de las dos velocidades, al plantearse la colaboración entre dos o más paises pero sin llegar a la totalidad de los miembros. Esta última posibilidad me parece peligrosa por el riesgo que entraña entrar en una espiral de acuerdos y contracuerdos.
    Menos mal que quería ser breve.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Lo de las dos o tres velocidades que comenta Eifonso alude precisamente a las cooperaciones reforzadas. Y discrepo en que sean peligrosas, lo realmente peligroso es paralizar la UE porque haya dos o tres países con el ombligo muy grande o que prefieren el río revuelto actual en el que los patrioterismos económicos prevalecen sobre la armonización y la estabilidad.
    La idea de Guillermno (MigraMundo) de que los británicos abandonen o sean excluidos es, a la vista de como actúan,la única solución a los permanentes contenciosos y boicoteos que plantea Gran Bretaña.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.