15 diciembre 2011

«Las personas tienden a defender el sistema, aunque sea injusto o corrupto»

Interesante, no es una teoría nueva, pero habitualmente se prescinde de ella: 
«Según una teoría de la psicología cognitiva conocida como justificación del sistema, los seres humanos [animales racionales, según los humanos...] tienden a defender los sistemas en los que están inmersos, aunque éstos sean corruptos o injustos.
«Una investigación realizada por psicólogos estadounidenses ha revelado que esta actitud se da principalmente bajo cuatro condiciones: cuando el sistema está amenazado, cuando se depende del sistema, cuando resulta imposible escapar al sistema o cuando los individuos pueden ejercer un escaso control personal. Los resultados de este estudio explicarían porqué las poblaciones, a menudo, no se alzan contra situaciones que dañan sus propios intereses».
Convendría añadir: Y él lo sabe...
¿Quién es él?: ¡el sistema...! 
MÁS detalles sobre esa tesis, en "Las personas tienden a defender al sistema, aunque sea injusto o corrupto", en MEGATENDENCIAS.
CON ANTERIORIDAD:
"Corrupción: ¡Han descubierto la sopa de ajo!" (este post es de octubre de 2006),
"La corrupción no es hija de la política ni de los partidos", 
"A la mayoría de los ciudadanos que votan les importa un rábano que haya corrupción",
"Hay casos de corrupción que gozan de elevada comprensión social",
"La corrupción tiene probada base social y padres históricos reconocibles",
"La permisividad social de la que gozan los corruptos tiene raíces históricas", 
"La Justicia española es instructiva: Robe mucho o no robe",
"Canarias: La corrupción mina el sistema democrático",
"El Poder Judicial y los delitos de cuello blanco",
"El Ejido: Los lobos y el silencio de los corderos",
"Los puntos en la síes del informe de Transparencia Internacional", 
"La corrupción goza de excelente salud política y económica, según Transparencia Internacional".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.